Navigation – Plan du site
Mexique : un autre visage du cinéma

Santo, el enmascarado de plata

Rafael Aviña
p. 25-31
Traduction(s) :
Santo, l’homme au masque d’argent

Résumé

La vida de Rodolfo Guzmán Huerta, quien debutó con su característica máscara en 1942 y que había luchado desde mediados de los años 1930 bajo distintos nombres, es, sin duda, una vida de película. Personaje de gran arrastre popular y notable campeón de lucha libre, Santo, el enmascarado de plata, de quien se dice participó en más de quince mil combates, protagonizó más de 50 películas y se convirtió en el líder de taquilla en los años 1960 cuando la época dorada de nuestro cine había quedado atrás.

Haut de page

Texte intégral

Los antecedentes

1La cultura popular se ha nutrido de héroes. Figuras míticas e inmaculadas dispuestas a luchar por la libertad moral, social e incluso política de un pueblo (llámese Troya, Estados Unidos, Ciudad Gótica o México). Está claro que estos personajes heroicos sólo pueden pertenecer al mundo de la fantasía y de la ficción ; se trata de mitos que han pasado de la tradición oral a la historieta y de ésta, al cine y la televisión.

Santo el enmascarado de plata contra la invasión de los marcianos (1966) de Alfredo B. Crevenna

Santo el enmascarado de plata contra la invasión de los marcianos (1966) de Alfredo B. Crevenna

2No obstante, a falta de buenos héroes del comic nacional en la pantalla, la cinematografía mexicana encontró en el cine de luchadores la mejor opción para rescatar el antiquísimo enfrentamiento entre el Bien y el Mal. La lucha libre llegó de hecho a nuestro país en los años 1930, pero fue una década después cuando ese espectáculo acrobático –mezcla de juego teatralizado y combates cuerpo a cuerpo en la lona de los encordados– tomó gran fuerza. El Cavernario Galindo, el Médico Asesino, Gardenia Davis, el Tarzán López, el Murciélago Velázquez, Gori Guerrero o Enrique Llanes, empezaron a adquirir no precisamente poderes especiales, pero sí un status de culto particular. Sin embargo, ninguno como Santo, el enmascarado de plata, un verdadero mito de la cultura popular. Un genuino icono nacional que bien puede ser comparado tanto con las calaveritas de azúcar como con la Virgen de Guadalupe.

Affiche de Santo el enmascarado de plata contra la invasión de los marcianos (1966) de Alfredo B. Crevenna

Affiche de Santo el enmascarado de plata contra la invasión de los marcianos (1966) de Alfredo B. Crevenna

3Rodolfo Guzmán Huerta, alias El Santo, quien debuta con su característica máscara en 1942, había luchado desde mediados de los años 1930 bajo distintos nombres como Constantino, Hombre Rojo o El Murciélago Enmascarado II. A lo largo de su carrera consiguió trascender a toda crítica o manipulación comercial para convertirse en un mito fílmico quizás tan grande como Pedro Infante, Cantinflas, Tin Tan o María Félix.

4Por cierto, la lucha libre empezaba a popularizarse con la llegada de la televisión a principios de los cincuenta y ello coincidía con el debut del Santo como héroe de papel color sepia en la célebre fotonovela firmada por José G. Cruz de la que se llegaron a vender más de un millón de ejemplares a la semana.

Historieta editada por Ediciones José G. Cruz, 22 de marzo de 1977

Historieta editada por Ediciones José G. Cruz, 22 de marzo de 1977

El cine de la lucha libre

5Es justo en 1952 cuando se realizan las cuatro primeras cintas mexicanas de luchadores. Entre ellas cabría destacar La bestia magnífica, dirigida por Chano Urueta y protagonizada por un par de actores de culto del género : Crox Alvarado y Wolf Ruvinskis, ambos con experiencia en la lucha libre. Los acompañó un elenco que incluía a Enrique Llanes, el Cavernario Galindo, Guillermo Hernández Lobo Negro y Fernando Osés, entre otros. Este último se convertiría posteriormente en un pilar básico del género y en especial de los filmes del Santo, ya sea firmando los guiones o actuando como villano.

6A su vez, el esbelto y cómico bailarín Adalberto Martínez, Resortes, se erguía en la lona en El luchador fenómeno, de Fernando Cortés. Y David Silva encarnaría al célebre Huracán Ramírez en la película del mismo nombre bajo la dirección de Joselito Rodríguez. Finalmente, el filme de luchadores más importante de1952 es sin duda El enmascarado de plata, de René Cardona, escrita por Ramón Obón y José G. Cruz, creador de la historieta homónima. De manera insólita, el mito de El Santo no lo inaugura Rodolfo Guzmán, sino otro luchador : El Médico Asesino.

7Estos cuatro primeros ejemplos del cine de luchadores en nuestro país retoman, entre otros temas, el melodrama familiar, el sexo amoral, el humor, la amistad viril, la lucha libre y el suspenso. Sin embargo, el género acabaría inclinándose por la vertiente de esta última película, es decir, explotando la imagen del justiciero oculto bajo una máscara enfrentado a científicos locos, monstruos de quinta, alienígenas cachondas hechiceras, hampones y más, en un divertido registro entre el humor involuntario, el horror fantástico, el suspenso policiaco y los combates cuerpo a cuerpo.

8De alguna manera, este nuevo género venía a suplir en plena efervescencia moralista al cine de cabareteras. Los vestidos de brillante satín se reducían a llamativas máscaras ; las secreciones habituales eran cambiadas por el sudor y la sangre, y los colchones desvencijados de los hoteles de paso se trucaban en la lona de un cuadrilátero. Precisamente, la fuerza del género radica en ese híbrido entre el melodrama, la ciencia ficción, el horror y la comedia, sus mezclas genéricas y sus insólitos anacronismos que llevan al propio Santo al centro de la Atlántida, al universo del western, al interior de una nave marciana y a recuperar el mito de su máscara plateada regresando a los tiempos de la Colonia... ¡Wow !

Affiche de Santo contra los zombies (1961) de Benito Alazraki

Affiche de Santo contra los zombies (1961) de Benito Alazraki

Santo. La leyenda continua

9El Huracán Ramírez y El Enmascarado de Plata abrirían la veta de los héroes enmascarados en el cine nacional como lo demuestra La sombra vengadora y tres secuelas más realizadas en 1954 por Rafael Baledón y protagonizadas por Armando Silvestre, Pedro de Aguillón –su patiño cómico–, Alicia Caro y Fernando Osés en el papel del enigmático luchador justiciero La Sombra. Sin embargo faltaba un verdadero ídolo popular en las pantallas, más aún con el deceso de varias estrellas fílmicas veneradas por el pueblo como eran Jorge Negrete y Pedro Infante. Es entonces cuando surge Santo, el enmascarado de plata.

10Notable campeón de lucha libre, Santo protagonizó más de 50 películas y se convirtió en el líder espiritual de un subgénero que rebasa los 300 títulos de 1952 a la fecha. Nacido en Tulancingo, Hidalgo, en 1917, Rodolfo Guzmán Huerta debutó con su característica máscara plateada en julio de 1942 y luchó durante 44 años consecutivos de los cuales 25 de ellos los dedicó a una de las más singulares carreras cinematográficas que se tenga memoria.

11El héroe enfrentó por igual a marcianos y a inquisidores, a brujas quemadas en la hoguera y a mujeres vampiro. Drácula, La Momia o Frankenstein no escaparon a sus quebradoras ni a sus patadas voladoras, en filmes que iban y venían entre una suerte de James Bond del subdesarrollo y el cine fantástico más escapista. Sus cintas de acción no podían detenerse en ninguna lógica o coherencia narrativa, sin embargo, el azar consiguió que Santo atravesara las fronteras causando asombro en países como Francia, España o Líbano, sobre todo en estos dos últimos donde se le reconocía como un fantástico superhéroe justiciero.

12Un estrangulador que operaba en el Teatro Variedades, marcianos invasores que llegaban en un plato de cocina al Centro Deportivo de la Magdalena Mixhuca, cazadores de cabeza, jinetes del terror, un Drácula aficionado a los senos descomunales en la versión fílmica de exportación, mujeres vampiro de una “cachondez” perturbadora, muertos resucitados, secuestradores y asesinos de otros mundos, la Llorona, e incluso una Tigresa humana (la aguerrida y futura diputada Irma Serrano), midieron sus fuerzas con El Santo.

Foto de rodaje. Operación 67 (1967) de René Cardona

Foto de rodaje. Operación 67 (1967) de René Cardona

Santo contra la invasion de la pantalla

131958 es un año clave en la historia del género. Santo contra el cerebro del mal y Santo contra los hombres infernales, ambas de Joselito Rodríguez, marcan el inicio del más grande mito del género y la creación de una leyenda afincada, como se ha dicho antes, en el ring, la historieta y la televisión. Filmadas en Cuba, con más intenciones turísticas que de suspenso y producidas con un presupuesto paupérrimo, esta serie de dos películas realizadas con una torpeza alarmante, muestra ya en estado embrionario el rumbo que el género y los mismos filmes del Santo tomarían.

Affiche de Santo contra el cerebro del mal (1958) de Joselito Rodríguez

Affiche de Santo contra el cerebro del mal (1958) de Joselito Rodríguez

14Escritas por Enrique Zambrano y Fernando Osés –este último, por cierto, interpreta a La Sombra vengadora y aquí aparece como un luchador, El incógnitolas dos primeras cintas de El Santo, en las que enfrenta, respectivamente, a un doctor criminal e hipnotizador que encarna Joaquín Cordero y a unos traficantes, pasaron inadvertidas durante su estreno en los cines Colonial, Cosmos e Insurgentes en 1961. De hecho, corrieron con más suerte las películas protagonizadas por Neutrón, el enmascarado negro, dirigidas por Federico Curiel y estelarizadas por Wolf Ruvinskis y Julio Alemán.

15Sin embargo, Santo tuvo la suerte de llegar en un momento preciso, cuando el cine nacional se debatía en su peor crisis financiera y temática al término de la llamada “época de oro”. Con el inicio de los años 1960, el cine de luchadores llegaría a la edad adulta a pesar de sus tramas infantiles y Santo protagonizaría veinticuatro de los filmes realizados en esa década, superando a todas luces el surgimiento de otros justicieros enmascarados e imitadores como Blue Demon, Mil Máscaras o el ridículo Superzán.

16En 1961, el enmascarado de plata accedía a la producción regular con técnicos de la STPC (Sindicato de directores) en Santo contra los zombies, de Benito Alazraki, enfrentando a muertos vivientes del más allá, enfundados en ridículas mallas, que robaban la joyería Plateros. “¿Y éste es el que nos va a ayudar ?”, se pregunta la atractiva Lorena Velázquez cuando conoce al Santo en la arena.... “Es el mejor aliado del bien y la justicia”, responde enfático Jaime Fernández, detective de la policía.

Las momias de Guanajuato/ Santo contra las momias de Guanajuato (1970) de Federico Curiel

Las momias de Guanajuato/ Santo contra las momias de Guanajuato (1970) de Federico Curiel

17En el filme se aprecian increíbles vistas nocturnas de un fantasmal Viaducto Miguel Alemán así como de la Avenida Insurgentes Sur, sin faltar el número musical con bongos y bailarina exótica con poca ropa incluida. Santo se enfrenta al villano Carlos Agosti –tío de la Velázquez en el filme– quien oculto bajo una capucha revive delincuentes para llevar a cabo sus siniestro planes. A destacar la estética de comic y la unión de dos célebres divas : Lorena e Irma Serrano en sexy duelo de lunares.

18De Santo contra los zombies se traslada al universo del western en Santo contra el cerebro diabólico, al laboratorio de un maniaco científico en Santo contra el rey del crimen, y resuelve ese mismo año de 1961 los crímenes acaecidos en una zona arqueológica del estado de Morelos en Santo en el hotel de la muerte. En la segunda de esta trilogía emprendida por Federico Curiel aparece un relevo generacional : la trama se inicia con un niño de diez años –por cierto uno de los hijos del director Pichirilo Curiel– quien se entera de que le tocará ser el Santo al llegar a la mayoría de edad.

19En Santo contra el cerebro diabólico conviven de manera insólita lo urbano y lo rural y, en medio de ello, un héroe fuera de este mundo incapaz incluso de acceder a los placeres de la carne ; una lástima considerando el cuerpazo y la belleza de la sensual Ana Bertha Lepe que recibe al final varias nalgadas por parte de su novio Fernando Casanova, luego de sufrir los lujuriosos embates del villano Luis Aceves Castañeda. Aquí, Santo cabalga a campo traviesa y su capa ondea cuando viaja a bordo de su auto deportivo en plena provincia mexicana. La mejor escena del filme es aquella donde Santo consigue detener con la fuerza de su cuerpo –cual Supermán nacional– una avioneta a punto de despegar.

Santo en el tesoro de Drácula / El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona

Santo en el tesoro de Drácula / El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona

20Para 1962, con una delirante cinta de horror camp llegaba la internacionalización de Santo. Se trata de la célebre, Santo contra las mujeres vampiro de Alfonso Corona Blake. En la tradición del mejor cine gótico de los años 1950 y 1960 –en particular el cine del italiano Mario Bava– no faltan el castillo en ruinas, las telarañas de cajón, las tumbas abiertas y las inquietantes mujeres vampiro asépticamente lesbianas que mostraban de manera seductora sus curvilíneos cuerpos envueltos en túnicas blancas y vaporosas, como lo muestran las guapas actrices Ofelia Montesco y Lorena Velázquez en el papel de Zorina, la gran reina a quien se pretende revivir. Perversión e ingenuidad en un solo boleto similares a otros relatos de curioso sadomasoquismo como Santo en el museo de cera (1963).

21De simple luchador justiciero con rudimentario laboratorio repleto de probetas, alambrones, foquitos de colores, agua hirviendo y demás parafernalia de cinco centavos, sin faltar el fiel mayordomo al estilo Alfred, Santo empezaba a trastocarse en héroe policiaco con auto deportivo y sofisticados equipos de radiocomunicación –reloj luminoso de señales, pantalla de video-teléfono y más– en su incansable lucha contra las fuerzas del Mal. El personaje austero y humilde ídolo del ring se convertía en una suerte de agente secreto que colaboraba incluso con la CIA y la Interpol. Perdía cierto toque humano pero iba ganando en espectacularidad.

22Al mismo tiempo, Santo empezó a obtener más dividendos por contrato de película y en el camino fue dejando a varios productores avorazados interesados tan sólo en explotar la fórmula con poco dinero. A Santo se le prometía siempre la gran superproducción –ésta llegaría a fines de su carrera en Santo contra el Doctor Muerte (1973), rodada en España. Incluso llegó a aceptar un sueldo muy bajo en contraste con los grandes ingresos en taquilla que sus películas percibían, y tuvo que soportar una campaña en su contra que incluyó a competidores como Jorge Rivero (El Enmascarado de Oro) y principalmente a Blue Demon, quien debutaba en el cine con El demonio azul, en 1964.

23Santo, el enmascarado de plata dio la alternativa al Demonio Azul en la segunda de la serie titulada, Blue Demon contra el poder satánico, al aparecer en una actuación especial. A Santo y sus seguidores, el nuevo héroe poco los impresionó y El enmascarado de plata lo celebró con un par de trabajos insólitos por lo arriesgado de sus argumentos : Atacan las brujas y Santo y el hacha diabólica (1965), ambas de José Díaz Morales. En las dos películas, el héroe combate a brujas del siglo XVII, y en la segunda, es enviado a los tiempos de la Inquisición para enfrentar al enigmático Enmascarado Negro. Ahí descubre que su máscara proviene de ese tiempo y se vuelve indestructible con la palabra “abracadabra”, inscrita en su máscara plateada. ¿Original, no ?

Primer número de nueva historieta sobre Santo el enmascarado de plata, editada por el Hijo del Santo, principios años 1990

Primer número de nueva historieta sobre Santo el enmascarado de plata, editada por el Hijo del Santo, principios años 1990

24Con la revolución de los años 1960, el sexo se ponía de moda y con ella las películas del Santo no podían desperdiciar la ocasión para exhibir en el extranjero los celulíticos cuerpos de decenas de mujeres desnudas y de algunas otras aspirantes a estrellas como Meche Carreño, quien filmó los desnudos respectivos de Profanadores de tumbas para aparecer así como Dios la trajo al mundo en la versión de exportación titulada Santo contra el Baron Brákola. En México, los filmes del enmascarado de plata se exhibían para todo público debido a las grandes audiencias infantiles mientras que fuera del país algunos de ellos se vendían como cintas soft porno.

25Santo contra la invasión de los marcianos, realizada por Alfredo B. Crevenna, es sin duda una antología del más puro delirio fílmico nacional. A ritmo del Rock del Timbal interpretado por el Quinteto Maravilla, la cinta no sólo se ponía al corriente en materia de ritmos modernos, sino también en apreciaciones científicas respecto a los contactos extraterrestres de primer tipo. Por tratarse de un país pacifista, los marcianos liderados por un tal Argos (Wolf Ruvinskis) llegaban a la Tierra para experimentar con los humanos y someterlos.

26Santo, con la ayuda del profesor Ordorica, poco puede hacer para evitar la maldad de los extraterrestres que asfixian y desintegran a sus víctimas. Los marcianos cambian sus indumentarias de griegos por la de luchadores, hablan castellano, por supuesto, y nutren a varios niños con alimentos concentrados –no confundir con Corn Flakes. A Santo le arrancan su máscara pero lleva debajo otra y lo mejor, consigue luchar en el ring y salvaguardar la moral nacional al negarse a los embates amorosos de las suculentas marcianitas que encarnaban Maura Monti y Eva Norvind.

Foto publicitaria finales 1960

Foto publicitaria finales 1960

27Ya bajo la tutela de René Cardona –padre e hijo– las películas del Santo se filman en color y los relatos de suspenso policiaco se acentúan. Incluso, se le hace acompañar del galán Jorge Rivero como agente secreto que conquista a las atractivas heroínas de sus relatos en películas como Operación 67 y Santo en el tesoro de Moctezuma. A partir de este momento, el enmascarado de plata asciende en la escala social –recuérdese que lo mismo sucedió con los filmes de Cantinflas y Pedro Infante– ; cuenta con un departamento de lujo, su laboratorio se ha modernizado y ha dejado las capas y las mallas por los sacos sport y los suéteres de cuello de tortuga, sin que falte su auto deportivo al más puro estilo James Bond.

28Con aquellas, vale la pena citar la cinta Santo en el tesoro de Drácula realizada en plena efervescencia estudiantil de 1968 por René Cardona. El héroe enfrentaba al conde Drácula (Aldo Monti) y sus vampiras ninfómanas. Aquí, no pasaba de ser un híbrido entre el horror y la lucha libre con una breve carga de sexualidad sugerida. No obstante, en su versión de exportación, el Santo fue borrado del título y la cinta se exhibió como El vampiro y el sexo. Si en México las discípulas de Drácula portaban sendas túnicas negras, aquí, se las abrían para mostrar generosamente sus voluminosos pechos ; otro de los peligros que más adrenalina hicieron derramar al enmascarado de plata.

29Luego de “sustos” como esos, Santo regresó al cine para niños en Santo contra Capulina, cinta de culto nacional por excelencia donde se jugaba máscara contra barriga. Después de esta experiencia, Santo no podía permanecer en solitario ; tuvo entonces que hacer pareja con competidores como Mil Máscaras y Blue Demon. Con este último comparte créditos estelares por vez primera en Santo contra Blue Demon en la Atlántida (1969) de Julián Soler. El resultado es de una hilarante torpeza : Santo, agente secreto y luchador, llega a la Atlántida para rescatar a Blue Demon quien se encuentra en estado de trance dominado por un loco de más de cien años que amenaza con destruir a la Tierra. El órgano eléctrico del musicalizador Gustavo César Carrión adquiere aquí proporciones de delirio puro.

Santo en el tesoro de Drácula / El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona

Santo en el tesoro de Drácula / El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona

30Santo y el águila real (1971), del insistente Alfredo B. Crevenna, es otra rareza que no puede pasar inadvertida. El enmascarado se traslada a Cuautla en Morelos para ayudar a su amiga Irma La Serrana a aclarar una serie de muertes misteriosas que ocurren en su hacienda. El asunto no llamaría la atención, a no ser porque la tal Irma es nada menos que la Tigresa Irma Serrano, guapa y bravía, quien consigue opacar al luchador justiciero. De hecho, El Santo parece tan sólo una comparsa ante los desplantes folclóricos de esta mujerona apostadora, buena para el látigo y que le canta en plan provocador al héroe quien no se atreve siquiera a besarla.

31Desafiando a otros enmascarados y a hermosas superheroínas como Lorena Velázquez y Elizabeth Campbell, que tuvieron su éxito momentáneo en una serie iniciada en 1962 (Las luchadoras contra el médico asesino), Santo alternó en los años 1970 con los ya citados Mil Máscaras y Blue Demon. A su vez, dejó de ser el luchador de origen más bien humilde para trastocarse en una suerte de agente secreto con máscara, rodeado de chicas en bikini, vertiginosos y modernos vehículos y laboratorios más sofisticados (con más foquitos prendidos y más papel de aluminio, nada más).

32De hecho, sus actuaciones son más bien breves en argumentos donde pesan más las extravagancias de sus tramas : vudú, zombies y sacerdotisas en Santo contra la magia negra ; un médico loco que experimenta con cuerpos femeninos en Las bestias del terror donde luce sus hermosas piernas y su bellísimo rostro Elsa Cárdenas, quien, para fortuna del espectador, viste hot pants y atrevidos escotes. Sin faltar los relatos de suspenso policiaco en Santo en oro negro y Santo contra los secuestradores, ambas de Federico Curiel Pichirilo con la atractiva vedette Rossy Mendoza.

33Después de recibir la ayuda de Irma Serrano, del boxeador José Ángel Mantequilla Nápoles y del cómico Gaspar Henaine Capulina, entre otros, el Santo en plena decadencia llega todo maltrecho al fin de su carrera hacia 1981 en Santo contra el asesino de la televisión y La furia de los karatekas que poco tiene que ver con artes marciales y mucho con esoterismo, astrología y profecías. Por cierto, ese mismo año, el enmascarado de plata dejaba el cine y era suplido por su propio hijo en Chanoc y el hijo de El Santo contra los vampiros.

Santo en el tesoro de Drácula/El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona

Santo en el tesoro de Drácula/El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona

Las referencias

34Con la muerte de Santo, ocurrida en la ciudad de México el 5 de febrero de 1984, no sólo murió una leyenda, sino que se acabó uno de los subgéneros más insólitos en la historia de un cine genuinamente mexicano. Por supuesto, siguieron algunos brotes y se intentó resucitar a algunos héroes como Los Campeones Justicieros, entre ellos Tinieblas o El Rayo de Jalisco y más recientemente El Místico ; sin embargo, a la sombra de ese extraño cine, aparecen otras opciones del género que van de la reflexión a la parodia tras uno de los mitos de culto fílmico nacional.

35En 1978, mientras Rogelio Guerra se convertía en El Ángel del silencio y Santo enfrentaba al terror de la frontera, era parodiado en la anodina Sancho el enmascarado de lata contra el doctor Poca Cola de un tal Alberto Tejeda. A su vez, antecedente directo de esa curiosidad del nuevo cine nacional como lo es La leyenda de una máscara de José Buil, es el mediometraje Adiós, adiós ídolo mío, realizado por el propio Buil en 1982 durante su estancia en el Centro de Capacitación Cinematográfica.

36Protagonizada por Agustín Silva, Fuensanta Zertuche y Evangelina Sosa, la cinta es una parodia crítica, cruel e irónica, sobre la figura de Santo, el enmascarado de plata. Pepe Buil intenta desmitificar la leyenda del héroe justiciero al narrar la decadencia del personaje y abre con una excelente reconstrucción de los viejos noticieros fílmicos de los años 1960 narrada por Fernando Marcos con su peculiar estilo. El asunto provocó el enojo de la familia Guzmán, en particular del famoso Hijo del Santo, quien más tarde alabaría el debut de Buil en el cine industrial.

Revue Cine Mundial, circa 1969

Revue Cine Mundial, circa 1969

37Olmo Robles (Damián Alcázar), oscuro y alcohólico reportero de una revista deportiva, es comisionado para investigar la verdadera personalidad del recientemente fallecido Ángel enmascarado (Héctor Bonilla), célebre luchador, héroe de películas malechotas e historietas. Robles se dedica a investigar a los personajes claves en la vida del ídolo y recoge los testimonios de la esposa (María Rojo), la amante (Gina Morett), el argumentista y editor (Héctor Ortega), el productor y muchos otros. Descubre que el héroe no ha muerto y que una sucia intriga manipula la verdad.

38Se trata de La leyenda de una máscara, un afortunado intento de parodiar el cine de luchadores y sus héroes, principalmente al Santo. Buil aprovecha los recursos expresivos del comic y recurre a la estructura de El ciudadano Kane en esta farsa que revalora la figura de El Santo y el medio en el que participó. El realizador, respetuoso de la leyenda, no se burla de ésta ; al contrario, su sátira va dirigida hacia el medio que se lucra con los héroes deportivos.

Affiche de Santo y Blue Demon contra Drácula y el Hombre Lobo (1972) de Miguel M. Delgado

Affiche de Santo y Blue Demon contra Drácula y el Hombre Lobo (1972) de Miguel M. Delgado

39Más de cincuenta películas, una insólita serie de historietas y decenas de especiales televisivos. Un record inigualable en los cuadriláteros para un héroe que se rodeó de mujeres bellísimas de una “cachondez” fuera de serie y que recibió el apoyo de los luchadores más famosos de un género proclive siempre a los excesos, como lo confirman Fernando Osés, Cavernario Galindo, Blue Demon, Nathanael León Frankenstein y otros. Pero a fin de cuentas ¿quién es el Santo ? Para responder a esa pregunta vale la pena citar el diálogo final de la película Santo contra los zombies en voz de Dagoberto Rodríguez como el jefe Almada : “Santo es una leyenda, una quimera. La encarnación de lo más hermoso : el bien y la justicia. Ése es el Santo, el enmascarado de plata…”

Fotomontaje publicitario de la historieta original de Santo el enmascarado de plata. Ediciones José G. Cruz, 1960

Fotomontaje publicitario de la historieta original de Santo el enmascarado de plata. Ediciones José G. Cruz, 1960
Haut de page

Table des illustrations

Titre Santo el enmascarado de plata contra la invasión de los marcianos (1966) de Alfredo B. Crevenna
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre Affiche de Santo el enmascarado de plata contra la invasión de los marcianos (1966) de Alfredo B. Crevenna
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre Historieta editada por Ediciones José G. Cruz, 22 de marzo de 1977
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Titre Affiche de Santo contra los zombies (1961) de Benito Alazraki
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre Foto de rodaje. Operación 67 (1967) de René Cardona
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Titre Affiche de Santo contra el cerebro del mal (1958) de Joselito Rodríguez
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Las momias de Guanajuato/ Santo contra las momias de Guanajuato (1970) de Federico Curiel
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre Santo en el tesoro de Drácula / El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Primer número de nueva historieta sobre Santo el enmascarado de plata, editada por el Hijo del Santo, principios años 1990
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Titre Foto publicitaria finales 1960
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 8,0k
Titre Santo en el tesoro de Drácula / El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Santo en el tesoro de Drácula/El vampiro y el sexo (1968) de René Cardona
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Revue Cine Mundial, circa 1969
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre Affiche de Santo y Blue Demon contra Drácula y el Hombre Lobo (1972) de Miguel M. Delgado
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre Fotomontaje publicitario de la historieta original de Santo el enmascarado de plata. Ediciones José G. Cruz, 1960
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/975/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 5,9k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Rafael Aviña, « Santo, el enmascarado de plata », Cinémas d’Amérique latine, 19 | 2011, 25-31.

Référence électronique

Rafael Aviña, « Santo, el enmascarado de plata », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 19 | 2011, mis en ligne le 01 décembre 2011, consulté le 17 août 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/975 ; DOI : 10.4000/cinelatino.975

Haut de page

Auteur

Rafael Aviña

Egresado de la licenciatura en Comunicación Social por la UAM-Xochimilco y de la primera generación de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Columnista del diario Reforma desde 1997 especializado en cine y criminalidad, ha sido también investigador de la Cineteca Nacional, Filmoteca de la UNAM y dirigió el Cine Club del INBA. En 2005 ingresa al Sistema Nacional de Creadores de Arte en el área de Letras. Es autor de 15 libros entre ellos : Asesinos seriales. De la nota roja a la pantalla grande ; El cine de la paranoia ; Una familia de tantas : el cine social en México ; David Silva, Un campeón de mil rostros –ganador del Premio CANIEM a Mejor biografía– y ¡Aquí está su pachucote… noooo ! una biografía de Germán Valdés. Es autor del guión de largometraje Borrar de la memoria, dirigido por el cineasta Alfredo Gurrola en 2009.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org