Navigation – Plan du site
Mexique : un autre visage du cinéma

El desafío tridimensional de Carlos Carrera

Entrevista realizada por Ignacio del Valle
Ignacio del Valle
p. 16-19
Traduction(s) :
Ana, le défi en trois dimensions de Carlos Carrera

Résumé

Entrevista al realizador Carlos Carrera sobre su film de animación en 3D Ana. Con un presupuesto de diez millones de dólares, el filme será una de las producciones más costosas del cine mexicano. Con este proyecto Carrera intenta incursionar en el mundo del largometraje de animación digital y abrir un nuevo camino en la industria de cine mexicano. A pesar de ciertos problemas de financiamiento se espera que Ana salga en salas en 2012.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

1“Carrera”, el apellido le sienta bien. Tiene algo de camino, de ruta, de pugna. Si hubiese que llevar al cine la evolución artística de Carlos Carrera, el género más apropiado sería el road movie, y la carretera elegida, cualquiera menos una rectilínea autopista. Lo más adecuado sería escoger un camino de montaña, ascendente, duro y, sobre todo, serpenteante. Una huella casi imperceptible, que discurra entre recodos, surcada de curvas imprevisibles y bruscos cambios de rumbo. Un camino jalonado de parajes que el viajero difícilmente sabrá cómo ha llegado a descubrir.

2Con 29 años, recién egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), Carlos Carrera se da a conocer con La mujer de Benjamín (1991), uno de los primeros indicios de renovación en el alicaído cine mexicano del momento. Tres años después gana la Palma de Oro de cortometraje del Festival de Cannes con El héroe, una historia de desolado expresionismo destinada a no envejecer. A partir de entonces los trabajos de animación se suceden, incluso incursiona en el documental, pero sin abandonar el formato del cortometraje. Para sacar adelante sus proyectos trabaja como guionista, montador y productor. Un nuevo golpe de timón lo devuelve a la ficción en 1995 con Sin remitente. El largometraje es seleccionado en Venecia y obtiene el tercer premio del Festival de La Habana. Su siguiente filme Un embrujo es premiado en San Sebastián.

3Con apenas 40 años, ha pasado por la mayoría de los principales festivales del mundo. Sin embargo, su consagración ante el gran público internacional llegará con El crimen del padre Amaro (2002). En esa película Carrera combina distintos elementos para crear un éxito de taquilla : enrola en el papel protagónico a la estrella mexicana del momento, Gael García Bernal, y hace de la actriz Ana Claudia Talancón una adolescente de provincias, mezcla irresistible de inocencia y voluptuosidad. Con esos dos personajes teje una trama de líos de faldas (y sotanas) que coquetea con el escándalo. Los furtivos gemidos y las vestimentas rasgadas de los protagonistas suscitan, en una coreografía especular, el grito en el cielo y el rasgar de vestiduras de las autoridades eclesiásticas mexicanas. La polémica está servida. Y la publicidad también. Con la Iglesia hemos topado, Sancho… gracias a Dios.

4Su nombre aparece asociado al éxito de El crimen del padre Amaro, pero Carrera vuelve a cambiar de rumbo. Durante los siguientes siete años privilegia el cortometraje y la animación y se adentra, además, en el terreno de las series televisivas. Ninguno de sus nuevos proyectos, incluidos sus últimos largometrajes, El traspatio (Blackyard) (2009) y De la infancia (2010), ha conseguido el impacto mediático ni el favor de la crítica de sus primeras cintas. Parece haber llegado la hora de un nuevo golpe de timón. Lo más simple –quizás lo único verdaderamente simple– de la nueva apuesta de Carlos Carrera es su título : Ana. Detrás de esas tres letras se esconde un largometraje de animación en 3D, un trabajo de preproducción de más de tres años y uno de los presupuestos más elevados de la historia del cine mexicano : diez millones de dólares. La secuencia piloto de Ana fue presentada en la última edición del Festival de Cannes. Aunque el filme será estrenado en 2012, ya ha sido elogiado por dos de los principales realizadores mexicanos “emigrados”, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro.

5El proyecto le fue propuesto a Carrera por Pablo Baksht, el productor de El héroe. Baksht tenía en mente llevar a cabo un largometraje de animación con las técnicas más avanzadas y orientado a toda la familia. El guión original estuvo a cargo del realizador de animación René Castillo (Sin sostén, 1998 ; Hasta los huesos, 2001) ; sin embargo, fue modificado sustancialmente por Daniel Emil antes de que la dirección le fuese encomendada a Carlos Carrera.

6En el filme se narran las aventuras de Ana, una niña de 8 años, del México de la década de los cincuenta, que se dirige con su madre a un lugar apartado en la costa, para conocer el mar. Allí descubre una serie de personajes fantásticos que la ayudarán a enfrentar una amenaza que se cierne sobre su familia. “Es una historia muy original y con un potencial para desarrollar visualmente, que es lo que más me interesa”, explica Carrera. “Tenía la deuda de hacer una película que pudieran ver mis hijos, igual es un lugar común esto, pero por primera vez voy a hacer una película que va a poder ser vista por toda la familia”, añade.

Si una persona que no conoce tu cine ve El héroe,
El crimen del padre Amaro o, en dos años más, Ana, ¿cuál es la firma de autor o el sello característico que podría encontrar ?

Pues... (largo silencio). No, Ana contradice todo. En las otras sí hay una mirada con un brillo pesimista, pero Ana echa por tierra todo eso. Sin embargo, lo que puede unir a los personajes es su soledad, sus decisiones erradas. No me gustaría ahondar mucho en la historia para no echar a perder las sorpresas ; puedo decir que ésta es una película infantil con muchos personajes que son seres imaginarios o enfermos mentales. Hay elementos que, en principio, podrían interpretarse como el lado oscuro de las cosas. Pero con la manera en que están tratados no quedarán como eso. No quedará una imagen de tristeza.

¿Cambias mucho tu registro en la película ?

Un poco, todavía hay algo de humor negro, pero sí creo que hay un cambio de registro. No hay un tono pesimista, no hay una mirada de misantropía hacia todos los personajes, entonces cambiar, sí cambia. Pero a la vez se mantienen otros elementos propios de mis películas.

DR © Lo Coloco Films, SA de CV México, 2010

¿Cuáles son esos elementos ?

Pues los personajes aislados, solitarios... aunque todo está abordado con un tratamiento nuevo. Como decía antes, es una película para niños, para toda la familia. Por eso la mirada es mucho más tierna, pero sí están estos elementos en la película. Hay un poco de locura... es una película que se desarrolla en el México de los años cincuenta, es muy atractivo recrear toda esta época. Es el México de la época en que se filmó Los olvidados.

¿Hay alguna referencia a ese filme de Buñuel?

No. No hay ninguna referencia particular ni temática, tampoco hay una visión de la realidad social que sea similar. Eso sí, uno de los personajes más importantes de la película es un niño ciego de la calle.

¿Eres tú el que hizo el primer diseño de los dibujos de Ana ?

Sí, el primer diseño fue mío y algunos de los personajes se quedaron tal cual. La gran mayoría fueron perfeccionados por otros artistas que trabajan aquí. Son los mismos personajes pero con formas mucho más
desarrolladas, atractivas y versátiles. De repente mis muñecos son tiesos, pero el equipo es muy creativo y tiene mucha experiencia en el trabajo de animación.
Y sí, me ayudaron muchísimo.

Una producción de diez millones de dólares

Ana tiene un presupuesto elevadísimo para las producciones mexicanas, tanto de animación como de ficción. ¿Qué es lo que hace que sea tan cara ?

Esta película se está haciendo con las técnicas de animación más actualizadas. El presupuesto corresponde a la realización de una película bajo esas condiciones y a la manutención de un estudio y la manutención de un equipo de artistas durante tres años. Eso es lo que cuesta.

Para hacer el filme tuvieron que crear un estudio nuevo, Lo Coloco Films, con 40 trabajadores. ¿No existían en México las herramientas para realizar lo que te propones ?

Esas herramientas sí existían pero en empresas dedicadas a la publicidad y la verdad es que no pudimos congeniar nuestra visión de lo que queríamos hacer con lo que ellos buscaban. Por eso creamos nuestro estudio. Tuvimos que armar esto con gente dispuesta a abordar de otra manera este cuento de la animación. Hay que decir que es un presupuesto muy caro para México pero muy barato para el resto del mundo. Nosotros evaluamos la posibilidad de producir con Francia o con Canadá, pero de haberlo hecho la película habría costado cuatro veces lo que cuesta ahora. Hubiera costado cuarenta millones de dólares en lugar de diez.

¿Por qué ?

Porque es mucho más caro todo ahí... ¡Son mucho más caros los servicios y la gente cobra más !

¿Es rentable Ana ? ¿Tienen problemas de producción ?

Estamos con muchas ofertas de productores para acabar de cerrar el financiamiento. Vivimos un poco en el día a día, vamos sobreviviendo mes a mes, pero ya llevamos trabajando seis meses más de lo que en un momento trágico pensamos que iba a suceder. Vamos sobreviviendo y esperamos la gran noticia de que alguno de estos posibles financiadores diga : “Ya. Vamos.” Es un tema problemático. Debido a que en el mercado cinematográfico mexicano es muy difícil recuperar montos tan grandes, pues hay mucho temor. Pero por otro lado esta película tiene el atractivo de que puede funcionar muy bien a nivel de la taquilla porque es para niños, para todo el público, y por lo menos puede llegar a ser una de las más vistas de México. Pero sabemos que se tendría que exportar y ver en otros países para que se diera la recuperación.

¿Salen en el 2012 o se han atrasado con las fechas ?

La terminamos en 2012. Todavía estamos a tiempo de salir en esa fecha.

Ana en el contexto de la animación mexicana

¿Dado el enorme volumen de dinero que manejan, es posible que Ana pueda dejar una herencia en el cine mexicano ? Es decir, ¿es posible que se puedan seguir desarrollando películas de esta envergadura en México o en América Latina ?

Eso es lo que queremos. No queremos ver cómo se hacen este tipo de películas en otros lugares y nosotros no poder hacerlas. La idea es desarrollar una industria más amplia de animación. De hecho el estudio va a seguir y ya estamos pensando algunos proyectos para cuando terminemos Ana. No nos queremos quedar con un solo producto. La idea es crecer y también hacer que el resto de la animación mexicana tenga otros productos. Queremos una industria sana.

¿Estás abriendo camino en México con esta animación ?

Sí. En la última década se ha ido abaratando la forma de hacer animación. Se hicieron dos películas en los años 70 pero fueron proyectos que no permitieron que hubiese una continuidad, de hecho los estudios quebraron después de hacerlas. Ahora hay varios estudios que vuelven a hacer largos, pero desafortunadamente son presupuestos muy pequeños y si bien hay algunas historias que funcionan, la calidad de la animación –el arte de mover dibujos o de darle vida a objetos inanimados– no está al nivel de lo que se hace en otras partes del mundo.

¿Cómo te posicionas respecto de esa producción reciente ? ¿Qué te diferencia de los últimos largometrajes de animación : Una película de huevos (Gabriel y Rodolfo Riva Palacio, 2006), La leyenda de la nahuala (Ricardo Arnaiz, 2007) ?

Bueno, la nuestra es una película de animación mucho más ambiciosa, además está rodada en 3D digital y va a salir en estereoscópicos (con lentecitos). La calidad del movimiento, de las expresiones, de la misma historia es diferente, es más sofisticada. Esas películas que mencionas técnicamente son muy sencillas. Algunas funcionan bien, la primera sobre todo. Todo está bien contado, a diferencia de otros esfuerzos que se han hecho, pero la historia es muy local y se recurre mucho a chistes muy mexicanos y por ello ese tipo de películas difícilmente viaja. Por el contrario, Ana se puede entender y ver en cualquier lugar del mundo.

Sin embargo suele decirse que la mejor manera de hablar de lo universal es contar historias sobre nuestro universo cotidiano. Me refiero a eso de hablar de tu pueblo para hablar del mundo. Ana parece buscar justo lo contrario.

Es una historia normal, que puede pasar en cualquier lugar. Sí hay evidentemente características de los personajes propias de la idiosincrasia mexicana y también hay elementos visuales de la tradición gráfica mexicana. Pero no es una película con una mirada parecida a la información turística de México. México es muchas cosas. Yo cuento historias normales que impactan como otras historias de otras partes del mundo. Esta historia sucede en México, pero no está excesivamente basada en lo que se conoce de México. No tiene que ver con el cine mexicano de los 50, con el Indio Fernández, tiene que ver más con la forma en que estamos haciendo el cine ahora.

Si trazamos una línea entre la tradición de la animación mexicana y Hollywood ¿dónde te sitúas como realizador ? ¿Estás más cerca de Hasta los huesos (René Castillo, 2001) o de Pixar ?

¿Hasta los huesos ?

Es sólo un ejemplo...

Pues la película está entre Hasta los huesos y Pixar. En todo caso, Ana no es como los productos de Hollywood. Por lo menos en México se tiende a pensar que ya hay un formato para las películas hechas comercialmente. Muchos de los esfuerzos hechos en animación tienen gags parecidos a los que se utilizan en las películas de Hollywood. Utilizan la misma estructura y la misma forma de las actuaciones. Hasta las inflexiones de voz de los muñecos están norteamericanizadas. Ésta no. Esta película es mexicana.

Una carrera entre la animación y la ficción

¿Cómo llegaste al mundo del cine? Sé que tienes algo de autodidacta.

Empecé haciendo animación, eran ejercicios que hacía con una camarilla súper 8 y después me conseguí una de 16 milímetros. Antes de entrar a la escuela (CCC) ya había hecho varios de esos ejercicios y en la universidad hice cortos de nivel profesional. Paralelo a esos estudios en la Escuela de Cine, seguí trabajando de manera autodidacta, haciendo otros trabajos de animación. Así fue como entré al cine, gracias a la animación. Mientras trabajaba en animación también fui asistente de dirección en teatro y aprendí el trabajo con actores y el cómo traducir un texto a la escena. Estas dos cosas me permitieron debutar al final de mi carrera universitaria con La mujer de Benjamín, pero los cortos ya habían funcionado y conseguido algunos reconocimientos cuando se me confió hacer ese largometraje de ficción.

Cuando se ven tus películas o se lee tu currículum sorprende ver que alguien haya sido director de documentales, de ficciones, de animaciones, guionista y productor. ¿Cómo te ves a ti mismo ? ¿Qué parte prima más dentro de esa carrera tan polifacética ?

Me veo en dirección de ficción y de animación. Las dos. El documental me encanta, pero he hecho muy poco. Me siento más seguro en la ficción. Guionista, productor y editor lo he sido más por necesidad que por vocación.

En un momento de su carrera, Bergman decía que el teatro era su mujer y el cine su amante. Respecto de la ficción y la animación, ¿cuál es tu mujer y cuál tu amante ?

La bigamia es lo mío, sí. Cada una tiene ventajas y desventajas. La animación tiene la ventaja de que plasmas las cosas inmediatamente y de manera más aproximada a tu visión. Lo que imaginas queda tal cual en pantalla. Y la ficción tiene la ventaja de que los “accidentes” y el equipo de personas con que trabajas hacen que la producción también crezca. Los dos procesos me gustan mucho. De la animación no me gusta que se tarde tanto en hacer una película y de la ficción no me gusta, de repente, lidiar con productores.

¿A qué realizadores reconocerías como tus maestros o Ana como sus abuelos?

De animación me interesan mucho los hermanos Quay [Timothy y Stephen Quay, Street of Crocodiles, 1986] y el trabajo de Jan Svankmajer [Alice, 1988]. Sobre todo soy gran admirador de Tex Avery [creador del Pato Lucas, Bugs Bunny, Porky, etc]. Me gustan las películas de animación de los cincuenta, donde el humor y la forma de expresión de los personajes, a la hora de hacer locuras, se despegó del cine de ficción. En esa época se le dio rienda suelta a la animación y a la anarquía y por eso me gustan mucho esas películas. También creo que tengo influencias de la pintura expresionista. En cuanto al cine de ficción me es muy difícil hablar de influencias, pero me marcaron mucho los cineastas mexicanos de los setenta, como Arturo Ripstein y Felipe Cazals.

¿Tienes otros proyectos de animación en mente o tu próximo filme será una ficción ?

Probablemente será una ficción. Tengo un par de ideas en mente, pero también tengo guiones de animación. Entre un largometraje de animación y otro, lo más probable es que haga un proyecto de ficción.

Haut de page

Table des illustrations

Crédits DR © Lo Coloco Films, SA de CV México, 2010
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/961/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/961/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/961/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/961/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 93k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ignacio del Valle, « El desafío tridimensional de Carlos Carrera », Cinémas d’Amérique latine, 19 | 2011, 16-19.

Référence électronique

Ignacio del Valle, « El desafío tridimensional de Carlos Carrera », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 19 | 2011, mis en ligne le 01 décembre 2011, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/961 ; DOI : 10.4000/cinelatino.961

Haut de page

Auteur

Ignacio del Valle

Chileno-español, estudió Información Social en la Universidad Católica de Chile y un máster en estética audiovisual en la Universidad de Toulouse II. Actualmente prepara una tesis doctoral sobre el Nuevo Cine Latinoamericano en esta última universidad e imparte un curso de cine latinoamericano en el Centro Universitario Jean-François Champollion (Albi). Forma parte del comité de redacción de la revista Cinémas d’Amérique latine y del consejo administrativo de la Asociación Rencontres Cinémas d’Amérique Latine de Toulouse (ARCALT).

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org