Navigation – Plan du site

7 realizadoras contestan 3 preguntas...

Tania Hermida, Florence Jaugey, Julia Murat, Marcela Said, Tana Schémbori, Alicia Scherson et Natalia Smirnoff
Traduction de Odile Rigoni, Sylvie Debs, Sabrina Roche, Aurélie Verwilghen et Odile Bouchet
p. 7-11
Traduction(s) :
7 réalisatrices répondent à 3 questions...

Texte intégral

1Cuando unos profesores de literatura –varones claro– le pidieron en 1928 a Virginia Woolf que hiciera una conferencia sobre el tema “Mujeres y ficción” no se esperaban a que ella escribiera un ensayo tan poco convencional como Un cuarto propio... Empezando su conferencia, la escritora afirmó que ya había toneladas de libros escritos por varones sobre la representación de las mujeres en el arte y que lo más importante era otra pregunta: ¿William Shakespeare habría podido ser un genio si al mismo tiempo hubiera tenido que cocinar, barrer, planchar, coser, cuidar a las personas de su familia, etc.? Con deseos de indagar si en el cine hay algo equivalente al “cuarto propio”, Cinémas d’Amérique latine les ha hecho tres preguntas a varias directoras.

2En particular nos interesó la polisemia de la palabra: cámara remite a la cámara de la cineasta pero también significa habitación en castellano. La expresión acuñada por Virginia Woolf designa primero la necesidad de reunir las condiciones materiales de producción de una obra, en otras palabras el apoyo social, institucional y financiero. A nivel más simbólico, remite a ese lugar donde una puede estar en silencio, sin necesidad de cuidar a nadie, un espacio propio donde encontrar inspiración y trabajar en paz. El cuarto propio finalmente puede simbolizar la individualidad y el proyecto personal. Esta diversidad de interpretaciones se imprime muy bien en las respuestas que recibimos y que dan cuenta de una producción importante y variada.

Tania Hermida

¿Qué es hacer cine para ti?

Hacer cine es el camino que elegí para hacerme preguntas, para conocer mis mundos y los mundos de los otros, para ensayar una mirada propia y una voz que dialogue con otras voces. Es el lenguaje con el que me construyo como sujeto político y estético y con el que intento entrar en comunión con la gente.

¿Cómo creas tus películas?

Le dedico mucho tiempo al guion. A la escritura también pero, sobretodo, a la etapa previa a la escritura: la formulación de las preguntas y la concepción de los mundos donde esas preguntas crecerán. Leo mucho, miro películas, escucho, observo y tomo notas. Me aíslo un poco para ello. Luego escribo y entonces empieza la travesía de la producción y la dirección, que es como capitanear un enorme barco a través de un mar no siempre manso.

A semejanza de Virginia Woolf quien decía que para escribir un buen libro hace falta tener 500 libras al mes y un cuarto propio, algunas cineastas mujeres a finales de los años 1960 reivindicaron la posibilidad de tener una “cámara propia”. ¿Cuál sería para ti tu “cámara propia”? Mi “cámara propia” es la posiblidad de mantener el proceso de creación libre de compromisos o de imposiciones derivadas de las fuentes de financiamiento del proyecto. El reto es mantener el equilibrio: tener los recursos suficientes para filmar la película que quiero, pero cuidar que el proyecto no crezca demasiado, porque los recursos financieros llegan, muchas veces, con condicionamientos (técnicos o artísticos) que afectan al resultado final. Yo necesito poder escoger mis actores, locaciones y equipo técnico con total libertad. Ellas y ellos son la película.

Florence Jaugey

¿Qué es hacer cine para ti?

Es contar historias, compartir ideas, transmitir emociones. Es mi motor y mi acción diaria.

¿Cómo creas tus películas?

Siempre de la nada. En un inicio muy sola, y luego con mucha gente.

A semejanza de Virginia Woolf quien decía que para escribir un buen libro hace falta tener 500 libras al mes y un cuarto propio, algunas cineastas mujeres a finales de los años 1960 reivindicaron la posibilidad de tener una “cámara propia”. ¿Cuál sería para ti tu “cámara propia”?

Un Fondo de Fomento a la Cinematografía en Nicaragua, que te permita seguir filmando sin tener que recomenzar de cero cada vez y desplazar montañas en cada nueva producción.

Julia Murat

O que é fazer cinema para você?

Sinto o “fazer cinema” como único caminho possível e algo muito natural. Claro que, quando criança, pensei em ser atriz, astronauta e acrobata. Existia o sonho e existia o cinema, o que era possível, tangível. Estava (e sempre esteve) ali ao lado. Aos poucos o lado foi virando frente. Para mim, fazer cinema é olhar o mundo. Passo o dia decupando, com ou sem câmera na mão. É quase impossível ter um olhar virgem (que muitas vezes me faz falta), porque meu processo de olhar o mundo é baseado nas técnicas cinematográficas. Falo técnicas em todos os sentidos: enquadramento, decupagem, cor, profundidade de foco, narrativa, enfim... Estou sempre pensando em como filmar, em como contar uma história. “Fazer cinema” é a escritura desse processo. Trago para a imagem o que estou olhando.

Como crias teus filmes?

Respondo sobre os filmes de ficção, que é apenas um dos processos criativos possíveis... Respondo a partir dos poucos filmes que dirigi (ou estou dirigindo) até agora, sem saber se este processo seguirá me acompanhando... Tenho um processo criativo na ficção muito conceitual. Parto de imagens: um cemitério trancado, uma performance de um casal com um arco e flecha. Estabeleço um conceito: liberdade da morte, velhice x juventude, equilíbrio, dança x escultura. E quando vou aprofundando os conceitos, e os confrontando às imagens iniciais, a narrativa acaba por emergir de dentro dessa pesquisa. Até que todas as questões teóricas, filosóficas, ou mesmo narrativas, são suprimidas para dar espaço aos personagens, para construir a relação entre Madalena e Rita, procurar a intimidade de Madalena e Antônio, encontrar as distancias entre Ele e Ela, aprofundar a briga entre Cris e Rita. O difícil é se afastar das ideias e teorias iniciais e procurar algo menos tangível que é a emoção.

À semelhança de Virginia Woolf, que dizia que para escrever um bom livro era preciso ganhar 500 libras por mês e ter a sua própria câmara, o seu próprio quarto, algumas cineastas no fim dos anos 60 reivindicaram a possibilidade de terem a sua «própria câmera». Para você, qual seria então a sua «própria câmera»?

Preciso do trabalho intenso, diário, ao longo de muito tempo. Amo improvisação, e acho que isso faz parte do processo de direção de atores, mas tenho dificuldade de realizar um trabalho rápido, improvisar, ter boas idéias rapidamente. Minhas primeiras ideias não são boas.... Aprendi desde criança que no cinema é preciso aguentar receber “nãos”. Eu preciso de um processo de lapidação do texto, do roteiro, da decupagem, da relação com o autor, da montagem...

Marcela Said

¿Qué es hacer cine para ti?

Para mí hacer cine es contar historias, reflexionar sobre lo humano y lo divino, es el silencio y la soledad de la escritura, soñar despierta la mayor parte del tiempo, dudar sobre todo, angustiarme por momentos, discutir de mis ideas con los productores, buscar y encontrar dinero, filmar, compartir y sentir que estoy viva haciendo lo que quiero.

¿Cómo creas tus películas?

La creación viene de adentro, de mis deseos, de mis conflictos internos. En estos momentos estoy escribiendo una historia basada en un encuentro que tuve mientras filmaba el Mocito. Es a partir de procesos personales que logro escribir desde las tripas, tal vez sea una manera de darle un sentido a lo que vivo.

A semejanza de Virginia Woolf quien decía que para escribir un buen libro hace falta tener 500 libras al mes y un cuarto propio, algunas cineastas mujeres a finales de los años 1960 reivindicaron la posibilidad de tener una “cámara propia”. ¿Cuál sería para ti tu “cámara propia”?

El proceso de crear en el cine es muy largo, uno pasa más tiempo escribiendo y buscando financiamiento que filmando. No necesito una cámara todo el tiempo, al igual que Virginia Woolf, prefiero el cuarto propio (espacio) y el dinero (tiempo).

Tana Schémbori

¿Qué es hacer cine para ti?

Hacer cine para mí va ligado a hacer cine en mi país, Paraguay, donde en toda su historia no hay más de 25 películas. Por eso hacer cine para mí es como correr una maratón: vamos venciendo obstáculos, sudando cada gota de este país caluroso, contradictorio, solidario y a la vez ingrato.

Hacer cine para mí, en mi país, es ser alguien extraño, es ser un contador de cuentos, donde en cierta forma le pones un espejo a la gente. Es narrar, andar, luchar, conquistar. Es la suma de momentos donde soy, junto a Juan Carlos Maneglia, un ser infinitamente feliz.

¿Cómo creas tus películas?

Mis películas nacen de cualquier cosa: a veces de una foto, una canción; a veces de un espacio como fue el caso de 7 cajas, que nace de ese maravilloso espacio que es el mercado 4 de Asunción. Sin embargo, lo que más me inspira es la gente, sus mundos y sus contradicciones.

Lo particular de mis películas (que en realidad fueron cortos, unitarios, series, y ahora nuestra opera prima 7 cajas) es que justamente las creamos a dos. Por eso hablo de “nuestra creación”. A mi visión tan particular está unida la visión de mi otro ser, que es Juanca. Es tal vez el milagro más grande, poder crear con alguien más y sentir tan mío como suyo todo lo que hacemos.

A semejanza de Virginia Woolf quien decía que para escribir un buen libro hace falta tener 500 libras al mes y un cuarto propio, algunas cineastas mujeres a finales de los años 1960 reivindicaron la posibilidad de tener una “cámara propia”. ¿Cuál sería para ti tu “cámara propia”?

Mi cámara propia es una cámara muy sencilla: a veces es invasiva, a veces queda relegada; a veces está quieta, a veces es dinámica y otras veces corre.

Es una cámara muy dependiente de la historia y no al revés.

Son la historia y los personajes los que mueven mi cámara, mi cuerpo y mi corazón.

Alicia Scherson

¿Qué es hacer cine para ti?

Es cocinar para los amigos: nace del hambre o de la fantasía en estado de hambre. O sea del deseo. El proceso es placentero. Trabajo para mí y para otros en proporciones siempre cambiantes y misteriosas. Busco hacer platos que parezcan caseros pero tengan un sabor desconocido. O viceversa.

¿Cómo creas tus películas?

A partir de la libreta de notas, escribo en celtx los guiones. La primera versión es rápida y ya dialogada. Reescribo una infinidad de veces. Tengo una playlist para cada proyecto. Hago storyboards monstruosos, mapas, listas y líneas de tiempo. Trato de ir en persona a todos los castings. Elijo actores simpáticos e inteligentes siempre que puedo. Corrijo los diálogos después de los ensayos. Hago guion técnico. Improviso poco. En el rodaje soy militante de la vida sana. Me gusta estar presente durante todo el montaje y el diseño de sonido, mucho más de lo que les gusta a ellos que yo esté allí.

A semejanza de Virginia Woolf quien decía que para escribir un buen libro hace falta tener 500 libras al mes y un cuarto propio, algunas cineastas mujeres a finales de los años 60 reivindicaron la posibilidad de tener una “cámara propia”. ¿Cuál sería para ti tu “cámara propia”?

El tiempo. El mío y el de los otros. Es difícil hacer cine estando siempre tan ocupados tratando de hacer cine.

Natalia Smirnoff

¿Qué es hacer cine para ti?

Explorar en el ser humano, indagar en las preguntas que me llevan a intentar encontrar algún tipo de profundidad. Esa reunión de talento que se junta para tratar de contar ese común que nos atrae, nos intriga, nos seduce. La relación de seducción es muy necesaria, así como la falta de un conocimiento acabado o completo de lo que se quiere narrar.

¿Cómo creas tus películas?

Se me dispara una idea, una pequeña síntesis de la historia y a partir de ahí la empiezo a explorar, a ampliar, amplificar. A veces sé para dónde voy y a veces no. Necesito un estado de calma, de interioridad por decirlo de alguna manera, para poder sumergirme y explorar profundamente. Es como sumergirme en un océano o a veces en una pileta. Depende del momento. A veces se me hace más vasto y a veces menos. Y de ahí se va armando la forma definitiva. La actuación, los personajes siempre son la clave para mí. Me atrae mucho más que la trama. La trama siempre es una excusa para hablar de los personajes y sus vínculos, que son lo que me vuelve loca.

A semejanza de Virginia Woolf quien decía que para escribir un buen libro hace falta tener 500 libras al mes y un cuarto propio, algunas cineastas mujeres a finales de los años 1960 reivindicaron la posibilidad de tener una “cámara propia”. ¿Cuál sería para ti tu “cámara propia”?

Como lo que más me atrae son los personajes y sus vínculos, la cámara siempre busca a un personaje y lo sigue. Intenta reflejar su punto de vista. Necesito estar cerca de él, tratar de transmitir lo que siente. Me gusta mucho tener una cámara ágil y flexible que busque lo que está sucediendo. No que esté todo planteado, sino que sea como ir a la pesca. Y encontrar los detalles mínimos que para mí son fundamentales.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Tania Hermida, Florence Jaugey, Julia Murat, Marcela Said, Tana Schémbori, Alicia Scherson et Natalia Smirnoff, « 7 realizadoras contestan 3 preguntas... », Cinémas d’Amérique latine, 22 | 2014, 7-11.

Référence électronique

Tania Hermida, Florence Jaugey, Julia Murat, Marcela Said, Tana Schémbori, Alicia Scherson et Natalia Smirnoff, « 7 realizadoras contestan 3 preguntas... », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 22 | 2014, mis en ligne le 01 octobre 2014, consulté le 28 mars 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/680 ; DOI : 10.4000/cinelatino.680

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org