Navigation – Plan du site

El circuito de financiación de los cines latinoamericanos

Minerva Campos
p. 172-180
Traduction(s) :
Le circuit de financement des cinémas latino-américains

Résumés

Les fonds fournis par les festivals de cinéma sont de plus en plus nombreux et permettent que ces manifestations alternent leur rôle d’exhibition avec des incursions dans le domaine de la production, devenant ainsi un support fondamental pour le développement de certains cinémas périphériques et/ou minoritaires.

Haut de page

Texte intégral

1Desde los años ochenta, el incremento de festivales de cine ha hecho que estos eventos se configuren como un fenómeno importante a tener en cuenta por los diferentes agentes participantes en la industria del cine. Durante estas últimas décadas, estos festivales han modificado y ampliado sus estructuras hasta el punto de ocuparse de tareas distintas de la exhibición, que tradicionalmente había sido la labor principal de estos eventos en el sector cinematográ-fico. Estos cambios han hecho que actualmente el interés de profesionales, críticos y académicos por los festivales vaya más allá de sus secciones y programas de exhibición.

  • 1 Marijke de Valck, Film Festivals: From European Geopolitics to Global Cinephilia, Amsterdam, Amster (...)

2Los festivales de cine desde su aparición, aunque en mayor medida tras la expansión que han protagonizado en las últimas décadas, han ido configurando una red o circuito internacional en el que establecen diferentes relaciones y tensiones con los demás integrantes del mismo sector cinematográfico. Quizá por ello cada vez que un festival explora algún área de la industria distinta de la exhibición, y a medida que se demuestra su eficacia, aparecen iniciativas similares en otros eventos del circuito. Ha habido intentos, como el de Marijke de Valck, de definir estas nuevas funciones como de sustitución de la distribución comercial, de transformación de la industria cinematográfica con sus competiciones y premios, y más recientemente de incursión en cuestiones industriales1. De esta forma, cada vez más festivales de cine añaden a su agenda labores como la financiación de películas, catálogos o dosieres especiales, monográficos, DVDs, la organización de encuentros de coproducción, talleres para nuevos cineastas, etc.

3De las nuevas tareas de los festivales, las que interesan en este artículo son aquellas que contribuyen a financiar las diferentes etapas de la producción. En este sentido, quizá el ejemplo más radical sea Cine en Construcción, ya que de alguna forma pretende completar el presupuesto de determinadas películas atendiendo a las fases de producción que la productora y otras ayudas o fondos recibidos por el proyecto no han conseguido cubrir. Se trata de una iniciativa conjunta de los Rencontres Cinémas d’Amérique Latine de Toulouse y el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, creada en 2002. El programa Cine en Construcción está destinado a la finalización de largometrajes latinoamericanos mediante dos categorías de ayudas a la postproducción: los apoyos en metálico de diferentes instituciones como Casa de América o TVE y los trabajos técnicos ofrecidos conjuntamente por varios laboratorios y empresas en el Premio Cine en Construcción. Al limitar su apoyo a una única región, resulta más sencillo ver cómo este tipo de iniciativas no están al margen de un contexto cinematográfico concreto, sino que se articulan a otros modelos de financiación como los ofrecidos por gobiernos locales, los acuerdos comerciales vigentes o las diversas iniciativas de apoyo a la coproducción.

4Por tratarse de una iniciativa destinada a la finalización de películas en fase de postproducción y no al desarrollo de guiones o proyectos, como suele ocurrir en otro tipo de convocatorias, vale la pena señalar un detalle más de Cine en Construcción. Resulta interesante ver cómo muchas veces ni las productoras ni las subvenciones alcanzan a cubrir los gastos de postproducción de imagen y sonido o de ampliación a 35 mm de algunas películas. Es éste el motivo por el cual las bases de esta iniciativa no limitan la participación de las películas a una única convocatoria, siempre y cuando la situación de producción de éstas haya avanzado. En cuanto al funcionamiento de la sección, no son los festivales implicados los que otorgan los premios, sino las diferentes instituciones que ofrecen ayudas en metálico y las empresas que forman parte del premio Cine en Construcción. Esta sección, al estar organizada como una especie de encuentro con la industria, permite a las películas seleccionadas conseguir algún apoyo adicional además del que pudieran obtener en Cine en Construcción. También conviene señalar cómo esta iniciativa no incluye ninguna cláusula acerca de la distribución de la película o la obligatoriedad de estrenarla en Toulouse o San Sebastián, como sí ocurre en otros festivales.

El circuito internacional de festivales de cine. Modelos de financiación

5Aunque las experiencias de apoyo de festivales a cinematografías periféricas se hayan multiplicado en los últimos años, cada nueva iniciativa tiene características particulares; como Cine en Construcción, que a pesar de no ser la primera, no se limitó a copiar modelos de financiación anteriores. Como parecen estar demostrando cada una de estas nuevas iniciativas de apoyo, cada evento configura un modelo propio, independientemente de que pueda tener elementos de alguno de los anteriores –algo inevitable teniendo en cuenta que tanto los objetivos como las cinematografías por las que se interesan son muchas veces similares.

6En el caso de otras formas de financiación surgidas en festivales de cine o en fundaciones creadas por estos eventos con tal fin, se destacan el Hubert Bals Fund asociado al Festival Internacional de Cine de Rotterdam y el World Cinema Fund del Festival de Berlín. El Hubert Bals Fund puede considerarse una iniciativa pionera en este contexto ya que desde 1988 ofrece ayudas en metálico a películas independientes de Asia, Oriente Medio, Europa del Este, África y Latinoamérica destinadas a la escritura de guión, desarrollo de proyecto, postproducción y gastos de distribución en el país de origen. Además, para asegurarse de que su aportación es importante, el comité de selección considera que el presupuesto de las películas seleccionadas debe ser inferior a 3.000.000 €, así como también recomienda que, una vez concluido el proyecto, se estrene en el Festival de Rotterdam. Es necesario reconocer el éxito que ha tenido el Hubert Bals Fund como demuestran, por ejemplo, la programación posterior de sus películas en los grandes festivales, o la ampliación presupuestaria de 200.000 € que supuso la creación en 2006 del Hubert Bals Fund Plus.

7Por su parte, el World Cinema Fund aparece en 2004 financiado por el Ministerio de Cultura Alemán y el Instituto Goethe para apoyar el desarrollo de las cinematografías de las regiones con infraestructuras débiles: América Latina, África, Oriente Medio, Centro y Sureste Asiático y el Cáucaso, y para promover la diversidad cultural en las películas alemanes. Su presupuesto anual ronda los 400.000 €, destinados a productoras alemanas que deben invertir la ayuda en la región de origen de la película. El World Cinema Fund sitúa el presupuesto máximo de una película para ser seleccionada en 1.000.000 €.

8Desde la creación de Cine en Construcción en 2002 han surgido una serie de iniciativas que imitan el modelo propuesto. La primera fue Cine en Movimiento, creada en 2005 por el Festival de San Sebastián y orientada a largometrajes en fase de post-producción realizados por cineastas del Magreb, países africanos de habla portuguesa y países árabes en vías de desarrollo. Aunque es complicado interpretar los resultados de Cine en Movimiento, conviene señalar cómo cada vez son más los apoyos que reciben las películas participantes: tanto por el número de empresas e instituciones colaboradoras, como por haberse convertido en sus últimas ediciones en una iniciativa conjunta tras la incorporación a esta experiencia de los festivales internacionales de los festivales internacionales de Amiens y Fribourg. En esta misma línea, el Festival Internacional de Cine de Guadalajara creó en 2007 la sección Construye para mostrar los largometrajes mexicanos seleccionados a los profesionales presentes en el festival y contribuir a su finalización. Cine en Progreso, por su parte, es una sección del Festival Internacional de Viña del Mar creada un año antes y que parece haber tenido peor fortuna, ya que, tras un acuerdo con el Festival de Guadalajara, en lugar de ofrecer premios y ayudas para la finalización, su apoyo actual se limita a la inclusión de la película ganadora en el Programa Construye.

9En estos años, además de los modelos de financiación señalados, los festivales de cine han organizado también secciones relacionadas con la formación, encuentros de coproducción y mercados. Parece más interesante recoger en este artículo algunas iniciativas de formación o ayudas destinadas a directores noveles. El Sundance Institute, por ejemplo, creado en 1981, se destaca por ser la primera iniciativa de este tipo y por haber configurado un calendario anual propio en torno a labs (laboratorios) y talleres relacionados con el cine y las artes escénicas. Por su parte, el Festival de Cannes creó en 1998 la Cinéfondation, una sección dedicada a películas de escuelas de cine de todo el mundo y que, desde 2000 a través de La Résidence, aloja cada año a una docena de jóvenes directores con el compromiso de programar sus películas en el Festival, aunque sin especificar en qué sección. El Festival de Rotterdam, además del Hubert Bals Fund –que también ha organizado algunos programas de formación–, gestiona el mercado de coproducción CineMart, y precisamente en torno a él organiza desde 2001 el CineMart International Trainee Project: talleres destinados a jóvenes cineastas donde puedan aprender cómo sacar el máximo partido a este tipo de mercados. Por último, el Berlin Talent Campus, organizado por el Festival de Berlín desde 2003, acoge talleres, encuentros y charlas para realizadores noveles. Una prueba del éxito de esta última iniciativa pueden ser los Talent Campus que el Festival de Berlín organiza desde hace unos años en Guadalajara, Buenos Aires, Durban y Sarajevo.

Modelos de financiación alternativos y complementarios

10Al margen de las citadas experiencias de financiación surgidas en el circuito de los festivales de cine, conviene señalar dos iniciativas de gran importancia para la producción cinematográfica latinoamericana en las últimas décadas. En primer lugar, Ibermedia es el programa de colaboración audiovisual entre España y Latinoamérica más relevante. Desde 1998 vela por el mercado común y los vínculos culturales de ambas regiones, destinando su presupuesto anual de cerca de 8.000.000 € a coproducción, distribución y promoción, desarrollo de proyectos y formación. En relación a este programa, conviene al menos citar Cinergia, creado en 2000 por países de Centroamérica a los que les resulta imposible aportar la cuota mínima de participación en Ibermedia, y la AECID (Asociación Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), que además de ser el órgano gestor de Ibermedia en España, ofrece ayudas para coproducción y desarrollo de proyectos en algunas regiones periféricas. La otra gran iniciativa de este tipo son los Fonds Sud Cinéma creados en 1984 por el Gobierno Francés. Su presupuesto de unos 2.000.000 € está destinado principalmente a producción y postproducción, aunque la obligatoriedad de invertir los fondos recibidos en Francia hace que los presupuestos de las películas beneficiarias aumenten considerablemente.

11Es interesante señalar este tipo de ayudas institucionales, ya que muchas películas han recibido tanto el apoyo de los programas Ibermedia o los Fonds Sud Cinéma como de algunos de los festivales de cine mencionados en este artículo. Las iniciativas de apoyo gestionadas por estos eventos, como ya ocurre con los fondos institucionales, podrían entenderse como una vía más de financiación cinematográfica. La mayoría de las películas participantes en Cine en Construcción, por ejemplo, han recibido además alguna ayuda estatal, de festivales, de fondos internacionales o han participado en mercados de coproducción. Por citar algunos ejemplos, Párpados azules (Ernesto Contreras, 2007) ha recibido el apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) el Sundance Institute, los encuentros de coproducción del Festival de Guadalajara y el Berlin Talent Market; Contracorriente (Javier Fuentes-León, 2009) de Ibermedia, CONACINE, Fonds Sud Cinéma y del Berlin Coproduction Market; y Agua fría de mar (Paz Fábrega, 2010) del Hubert Bals Fund, Cinergia, Torino Film Lab, Ibermedia y del Hubert Bals Fund Plus.

12Además de estos nuevos programas de apoyo o fundaciones, algunos festivales participan de las iniciativas de otros eventos del circuito. En relación a los cines latinoamericanos y aunque estos festivales no colaboren exclusivamente con estas cinematografías, se destaca el Festival de Amiens que, además de ser ahora co-organizador de Cine en Movimiento, ha secundado varias ediciones de Cine en Construcción. Del mismo modo podrían interpretarse los talleres Talent Campus que La Berlinale celebra en otros festivales y también las iniciativas de AECID que, además de ofrecer ayudas en metálico y de su relación con Ibermedia, colabora con Cine en Construcción y Cine en Movimiento. Así, y en la medida en que las iniciativas creadas por este tipo de eventos coinciden en un mismo proyecto y se convierten en ayudas complementarias, convendría hablar de cómo el llamado circuito internacional de festivales de cine está generando lo que quizá pueda definirse como un nuevo circuito de financiación.

Tendencias en el “circuito de financiación”

13Este tipo de iniciativas creadas por los festivales de cine suponen un impulso adicional a ciertas cinematografías, más allá de las subvenciones públicas o estatales de las regiones de origen o de acuerdos comerciales que puedan existir en un contexto internacional. En este sentido, algunas ayudas destinadas a la postproducción en el marco de los festivales pueden resultar indispensables para completar la financiación de ciertos proyectos en los que la inversión privada y la de algunas entidades antes citadas no son suficientes. Por ello, nos ha parecido conveniente destacar el ejemplo de Cine en Construcción, cuya finalidad es precisamente la de concluir proyectos para que puedan comenzar su itinerancia por festivales de cine, salas comerciales u otros espacios de exhibición alternativos. Sin embargo, y en función de las bases de cada convocatoria, estas ayudas corren el peligro de aumentar artificialmente el presupuesto de las películas en caso de que sea obligatorio invertir los fondos en el país impulsor de cada iniciativa, como ya ocurre con otro tipo de programas.

14Es cierto que estas ayudas suponen un incremento en la producción de películas en las cinematografías beneficiarias, pero no está tan claro que estos fondos contribuyan a mejorar o consolidar la industria autóctona. Sin embargo, debe tenerse en cuenta cómo cada vez, con más frecuencia, las películas que solicitan este tipo de ayudas son coproducciones entre diferentes países de diferentes regiones, lo que quizá genere un futuro debate acerca de los proyectos participantes en iniciativas de este tipo. Sería interesante preguntarse en qué medida las producciones que cuentan con un socio internacional fuerte necesitan de estos apoyos.

15Es inevitable que surjan precauciones en torno a este nuevo modelo de financiación, por lo que es conveniente un acercamiento crítico a iniciativas como las señaladas en el artículo. Surge también la pregunta de si los fondos destinados a guión o desarrollo de proyecto condicionan de algún modo el contenido de la película, en el sentido en que éste pudiera ser adaptado a los intereses de la entidad que ofrece la ayuda. De cierta manera, es de esperar que los festivales apuesten por un tipo de cine que pueda interesar a sus públicos o que les resulte más sencillo incluir en alguna de sus secciones.

16Al margen del apoyo que estas iniciativas ofrecen a ciertos cines, es más que probable que los festivales persigan algún beneficio propio. A juzgar por las cláusulas que algunos de los programas incluyen en sus bases, puede que pretendan asegurarse premières para las sucesivas ediciones del evento, así como mejorar su imagen o conseguir visibilidad, ya que los logos y nombres de los festivales impulsores tienen una itinerancia similar a la de las películas seleccionadas al aparecer en los títulos de crédito junto a otras productoras o instituciones que han participado en la financiación. Por otro lado, es posible que también contribuyan a hacer más fuerte al festival en el calendario internacional de eventos, ya que en casos como los señalados no sólo estarán atentos a la cita críticos y distribuidores, sino que las empresas productoras estarán también pendientes de los proyectos sin finalizar seleccionados en estos programas o de los mercados y encuentros que puedan organizarse en este contexto.

17Podría hablarse de cómo estas ayudas resultan fundamentales para los proyectos beneficiarios de cada programa, a juzgar por el cada vez mayor número de iniciativas de este tipo y de proyectos participantes. Además, cada película, en la mayoría de los casos, cuenta con el apoyo de varios de estos fondos, de forma que al echar un vistazo al presupuesto, se observa cómo los festivales de cine han financiado buena parte del proyecto. En este sentido, es curioso ver cómo estos programas de financiación estarían configurando un circuito internacional paralelo o complementario al de los festivales.

18Por último, cabe señalar cómo a través de este tipo de iniciativas los festivales siguen realizando una de sus tareas fundamentales dentro del sector cinematográfico: la de descubrir nuevas olas y cineastas, pero ahora ejerciendo de productores, impulsores o protectores de algunas cinematografías periféricas, además de configurar programas de exhibición como tradicionalmente han venido haciendo. Quizá la continua creación de nuevas secciones y fondos de estas características en los últimos años indica cómo los festivales se están configurando como un modelo más, y no necesariamente alternativo, de financiación en la industria del cine.

Haut de page

Notes

1 Marijke de Valck, Film Festivals: From European Geopolitics to Global Cinephilia, Amsterdam, Amsterdam University Press, 2007, p. 102.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 376k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 312k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 248k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 284k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 536k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 464k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/667/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Minerva Campos, « El circuito de financiación de los cines latinoamericanos », Cinémas d’Amérique latine, 20 | 2012, 172-180.

Référence électronique

Minerva Campos, « El circuito de financiación de los cines latinoamericanos », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 20 | 2012, mis en ligne le 22 avril 2014, consulté le 24 mars 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/667 ; DOI : 10.4000/cinelatino.667

Haut de page

Auteur

Minerva Campos

Trabaja actualmente como Becaria de Investigación en el Departamento de Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org