Navegación – Mapa del sitio

Vivir la propia revolución dentro de la Revolución

Magali Kabous
Traducción de Odile Bouchet
p. 108-121
Este artículo es una traducción de:
Vivre sa révolution dans la Révolution

Resúmenes

Este artículo trata de la representación de la adolescencia en varios cortometrajes y largometrajes independientes cubanos que proponen visiones contemporáneas muy contrastadas. La primera película considerada, La piscina, de Carlos Machado Quintela, transcurre a puerta cerrada con una estética cuidada que pone en escena a cuatro jóvenes en su clase de natación, la segunda parte se centra en el medio escolar a través de la serie animada Dany y el club de los Berracos de Víctor Alonso Cedeño y su contrapunto dramático, la película Camionero de Sebastián Miló. Por fin, el último cortometraje seleccionado para la tercera parte, Abecé de Diana Montero, desplaza la reflexión hacia el medio rural cubano y muestra la maternidad precoz de una niña de 12 años.

Inicio de página

Texto completo

La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela

La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela

1Ese periodo de transición, cambio físico y psicológico que es la adolescencia, con sus códigos y ritos, parece brindarle al cine una maravillosa materia prima, cambiante y bulliciosa. ¿Qué relación mantienen los cineastas cubanos con la figura del adolescente: interés, indiferencia, idealización? ¿Existe un espacio dentro de la Revolución para lo que equivale a una revolución personal? ¿Qué es lo propio del adolescente cubano, qué sabemos de sus gustos, preocupaciones, aspiraciones? En ese periodo auto-centrado ¿cómo hallar el lugar propio entre lo colectivo y cómo enfrentarlo e integrarse en él? ¿Acaso se plantea la cuestión de lo ejemplar, tan presente dentro del discurso oficial cubano? Por fin ¿cuáles son los modelos cinematográficos o culturales subyacentes?

  • 1 Sin embargo podemos señalar la existencia de series televisivas que tratan el tema y han encontrado (...)
  • 2 Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos.
  • 3 Podemos mencionar la película El brigadista de Octavio Cortázar (1977), hagiografía que relata la a (...)
  • 4 Al final del artículo se encuentran las fichas filmográficas que entre otras cosas resumen la trama (...)
  • 5 Premio CCAS y Premio Descubrimiento de la crítica francesa en Toulouse en 2013.

2El adolescente estándar en La Habana y en el interior no trabaja, estudia por lo menos hasta el “preuniversitario”, en torno a los catorce o quince años. En Cuba, el mercado de las películas dirigidas explícitamente a esa edad no nos parece verdaderamente significativo1. Así, nuestra filmografía reunirá obras exclusivamente centradas en jóvenes cubanos, pero dirigidas a un público amplio, e incluso a un público exclusivamente adulto. En la cinematografía institucional, eso es las películas producidas desde 1959 en el marco del ICAIC2, el adolescente no es una figura muy tratada, pocas veces es protagonista de ficciones y documentales3. La filmografía de Fernando Pérez representa una notable excepción en la medida en que tres de sus películas tienen como personaje central a un adolescente: Laurita de Hello Hemingway (1990), José Martí del que retrata la infancia y la adolescencia en Martí, el ojo del canario (2010), y sobre todo Laurita en Madagascar (1994). Si tuviéramos que retener una película arquetípica para representar a la adolescencia en Cuba, sería este mediometraje. Dentro del contexto del “Periodo especial”, Pérez filmó en forma melancólica y onírica la búsqueda de identidad de una joven en pos de sus propios sueños e ideales frente a una madre que precisamente está enfrascada en una cotidianidad agobiante. A ratos movida por el instinto gregario o por la necesidad de soledad, Laurita se viene metamorfoseando, siempre entera y excesiva, al explorar sucesivamente la rebelión, la música rock, la fe religiosa, etc. Su deseo de cambio está simbolizado por su única obsesión, irse a Madagascar. ¿Partida física o viaje interior? La interpretación queda abierta para el espectador. El realizador toma apoyo visual en la estética de Magritte para perfeccionar este retrato que sigue siendo el más fino y el más complejo del estado adolescente. Dentro de la producción de los últimos veinte años, institucional o independiente, se está abriendo paso el adolescente. Abordaremos cuatro películas muy distintas que exploran ese periodo. La piscina4, que ofrece una visión bastante convencional, pero que con una estética singular se interesa en personajes que no lo son5. Luego nos acercaremos a dos visiones radicalmente opuestas del medio escolar mediante la serie animada Dany y el club de los Berracos y el cortometraje de ficción Camionero. Por fin terminaremos por un documental sobre el final prematuro de la infancia y la negación de la adolescencia por paso directo a la edad adulta de una madre precoz, con doce años de edad, en Abecé.

La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela

La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela
  • 6 Boutang, Sauvage, p. 13.

3Los padres y los adultos en general, por razones varias, están casi ausentes de las películas. Los lugares en los que se desarrollan las acciones justifican ese papel secundario. Se trata de un internado (Camionero), una escuela pero principalmente durante los recreos (Dany y el club de los Berracos), una alberca privatizada para una clase (La piscina). En Abecé, la joven se ve empujada a la adultez en forma prematura. En este aspecto, la película cubana sobre adolescencia –aparte de Madagascar– estaría más inspirada en el teenmovie estadounidense tal cual lo describen Boutang y Sauvage: “Los teen-movies a lo estadounidense construyen un territorio adolescente autónomo, hermético a la presencia adulta. Al contrario, los teenmovies a lo francés elaboran otra perspectiva: la del conflicto generacional.”6

4Tres hilos rojos relacionan estas películas diferentes: la interacción, así sea lúdica, estimulante, violenta, retadora o enriquecedora, la sexualidad, a veces concreta, fantaseada, obligada o subyacente, y sobre todo la temática omnipresente y fundamental en Cuba: la educación.

Espacio cerrado, relaciones de fuerza y libertad: La piscina

5Tras unos créditos sobre fondo negro y silencio, queda planteado el ambiente meteorológico desde los primeros minutos. Neblina, nubes negras, cortinas de lluvia, sol radiante, el tiempo es la viva imagen del adolescente, inestable. También quedan introducidas las temáticas de la ocultación, del secreto, de la intimidad pese a un espacio abierto y colectivo. La película descansa naturalmente en sus personajes, pero también en la locación que sirve perfectamente su propósito y acrisola a esos cuatro adolescentes fogosos. Cada elemento del decorado, de hecho, es determinante. El universo visual, minuciosamente explorado por una cámara atenta a cada detalle, es geométrico y las fronteras del espacio cerrado quedan deslindadas por cubos, líneas, postes, bordes. La profundidad de campo también permite abarcar los confines del universo de la piscina, los vestuarios. Ahora bien, ni remotamente se debe por ello caer en la interpretación apresurada de una cárcel metafórica. Este universo cuadrado y simétrico sirve mejor así para poner de relieve la movilidad de los adolescentes. Al contrario de los escasos adultos, inmóviles y torpes, ellos ocupan el espacio y lo apuran cuanto pueden, devoran su espacio. Por cierto, en el momento de la pausa para el almuerzo, los muchachos salen del recinto como se les ocurre y le llevan la delantera a su profesor. La libertad está realzada y justamente puesta en escena por contraste en este universo circunscripto. En su primera aparición, los personajes integran el campo poco a poco. El primero es un adulto, Esteban, el “Profe”. Luego viene Diana, joven con una pierna amputada, burlona desde el inicio, ya callada, ya socarrona, de porte siempre aristocrático. El segundo adolescente es Rodrigo, discapacitado motor de andares trabados. El tercero, Óscar, es mudo y malhumorado. Dany, con síndrome de Down y risueño, completa el cuarteto. Sus físicos fuera de normas se presentan desde un principio gracias a planos amplios que los muestran de cuerpo entero. No se mantiene ningún misterio, estos cuerpos son entregados tal cual hecho sobre el que, finalmente, huelga insistir. Paradójicamente, la discapacidad es en la película un factor común importante aunque no determinante. Más adelante el realizador se demora en primeros planos de las caras, que Juan Antonio García Borrero describe acertadamente como “minuciosa cartografía facial”.

La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela

La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela

6Dos binomios se desprenden entre estos jóvenes a la vez aliados y enemigos potenciales. El primero, Diana y Rodrigo, experimenta una amistad amorosa hecha de complicidad que a menudo se ejerce a costa de Óscar cuya mudez, de hecho, resulta ser de todas las discapacidades la más seria. El otro binomio se compone de Óscar y Dany, llamando este último “hermano” al primero. Pero este esquema no es suficiente para describir sus relaciones mutuas, pues Dany por ejemplo también está enamorado de Diana. Nada en la película es lineal, sino el decorado, los caracteres chocan entre sí y de esta manera siguen adelante. Hay competición rabiosa a partir de cualquier cosa, en la piscina y alrededor, siendo Diana la más virulenta. Impelida por ese sentimiento de invencibilidad que a veces brinda la adolescencia, llega a retar a su entrenador en los carriles de natación. Elle pierde el duelo y se vuelve entonces objeto de risa para el adulto, lo cual la ofende, pero constituye en la película una especie de rito de iniciación. El restaurante es teatro de un enfrentamiento doble. Diana reta a Dany con el tema de la comida y al entrenador con el de la bebida alcoholizada. Mientras se reivindica como adulta, encarna maravillosamente la adolescente cambiante, paradójica mezcla de conversación, silencio, risa, dureza, juego, madurez, gravedad, seducción, inocencia, lo que puede provocar simpatía y antipatía. Está en dos edades a la vez y es el pilar animador del grupo. Su primer nombre, Diana –cazadora, más adelante dará prueba de ello– ya anuncia su vitalidad, su aura. La relación de fuerza, traducida en juegos hasta ese momento, alcanza su paroxismo en una pelea entre Diana y Óscar que por otro lado es el único acercamiento físico de la película. Los demás tres miran impasibles, salvo Dany que se zambulle para calmarla. Óscar estuvo a punto de ahogarse, ella lo había premeditado todo. En aquel momento es cuando Diana enuncia la turbadora regla dictada por el profesor: “Tú dijiste que podíamos hacer cualquier cosa”. Ahí queda expresado también el precepto del cineasta: dejar que sus personajes exploren los límites y se encuentren.

7El adulto es discreto en esta película, deja todo el espacio a la eclosión de esos adolescentes siempre en la maroma. Juan Antonio García Borrero escribe sobre el adulto pasivo: “Bajo su vacía mirada se desarrolla el cuadrilátero amoroso, amargo juego de ilusiones/alucinaciones que es uno de los dramas capitales de la adolescencia, etapa de sedimentación telúrica de saberes y perspectivas, en la que los caracteres están sumergidos a tope con indefinidos deseos de desbordar”. Pese a la violencia agazapada, todo se desarrolla en una relativa armonía, siendo el elemento fundamental, al fin y al cabo, la libertad de cada uno de los adolescentes. Una imagen de ello es Dany que, más allá de todas las reglas, viene nadando perpendicular a los carriles, a contracorriente. Esta ficción, mientras otorga a cada personaje una personalidad peculiar perfectamente legible por parte del espectador, insiste en este rasgo común: el adolescente es como un universo en plena expansión y esta revolución, silente o atronadora, es extrema e irreversible. Más adelante, Diana confesará “Ya sé qué me pasa”, reconociendo así la percepción de sus límites y revelando un discurso reflexivo consciente sobre la temática propuesta por la película.

La escuela: del paraíso bonachón al más negro infierno. Dany y Camionero

  • 7 Berracos puede tener en francés varios equivalentes: ploucs, loosers o nerds, si se considera el vo (...)
  • 8 Mangotes” o “mango” es un americanismo que señala a una mujer o un hombre muy seductores.

8La acción de la serie animada Dany y el club de los Berracos7 se desarrolla en un “politécnico” cubano, especie de instituto mixto. Esta saga principalmente difundida por pen-drive en circulación en la isla se lleva un éxito rotundo en cada paso por las pantallas grandes durante el festival del cine independiente, especialmente la “Muestra Joven”. En efecto, es el reflejo fiel de un habla –ritmo, vocabulario, referencias, interjecciones– y un comportamiento muy cubanos, así como de la diversidad de la población. Los criterios de belleza, en especial los femeninos, también son muy caribeños. Dany, protagonista joven y flacuchento que sueña con ser, en los créditos del primer episodio, un símbolo sexual, es miembro de un trio de amigos compuesto por Mauricio, un moralizador que ha integrado a la perfección el discurso dominante cubano, y “El Chino”, un mulato, más extravertido que los otros dos, pero sin más experiencia. Dicho trio quiere ser representativo del estudiante promedio, mitad popular, mitad perdedor. Lo ideal, para Dany, se encarna en los “Mangotes” que son otro trio más mayor. Los tres jóvenes, un mestizo y dos blancos también, ya han cambiado la voz, son más varoniles y reflejan un arquetipo estadounidense muy famoso8. La competencia de esos buenos mozos más musculosos que inteligentes es a fin de cuentas muy relativa y juegan limpio. Cada vez que hay amagos de enfrentamientos entre ambos grupos, básicamente para obtener los favores de alguna joven, todo termina en un abrazo amistoso y cómplice. La fraternidad masculina rebasa cualquier diferencia. Culto al cuerpo, culto al grupo, nunca está solo el adolescente. Vive, avanza, experimenta en racimos jerarquizados, las más veces herméticos, pero cuyos miembros jamás incurren en intolerancia.

Dany y el club de los Berracos (2009-2014) de Alfonso Cedeño Víctor

Dany y el club de los Berracos (2009-2014) de Alfonso Cedeño Víctor
  • 9 Según Antonio Enrique González Rojas: “[…] los llamados “mangotes”, galanes que de habitar en los E (...)

9El estribillo de la canción de los créditos del primer episodio plantea esta pregunta: “¿Quién está más bueno que yo?” La persona adolescente, obsesionada por sus fantasías, está en fase de construcción de su personalidad y precisa compararse a sus semejantes pero la preocupación central de los muchachos sigue siendo el sexo opuesto y la pérdida de la virginidad. La definición sexual entre masculino y femenino se exacerba y en la edad en la que se desean acercamientos, paradójicamente, las distancias entre muchachas y muchachos son las que se ponen de realce, en especial durante una conversación sobre cine9. Los planos de la película, al separar a menudo, refuerzan el sentimiento de observar dos universos paralelos. Igual que en la película evocada anteriormente, los adultos casi están ausentes en esos cuatro episodios. Los profesores son caricaturescos y carecen de carisma, los padres quedan reducidos a sombras chinas o personajes fuera de campo. No se trata aquí de un rechazo violento de la figura adulta sino más bien de una construcción que se desarrolla sin ella, en círculo cerrado. La distancia mayor y más interesante no es la que separa al adulto del adolescente sino la que separa a las chicas de los chicos.

10Nunca cunde la ejemplaridad. La voz más adulta, la de Mauricio que moraliza sin parar –sobre puntualidad, respeto debido a las mujeres, acato a la ley– suele recoger escarnio. El perfecto pionerito encarna una caricatura muy benevolente de la educación a la usanza cubana. Fuera de este personaje, la serie animada finalmente es bastante universal y representativa de lo que se considera como el típico adolescente. Trae buenos sentimientos y deja leer en filigrana valores solidarios generalmente reivindicados como cubanos. La meta de esas películas no sólo es el público joven. El realizador, que no se la da de sociólogo, busca más bien cierta complicidad con los espectadores de treinta años en más y es fácil ver la semejanza con un diario de sus propios años de colegio. Reivindica aportes cinematográficos exteriores y está claro que se recuperan los códigos de películas de nerds o high school movies, clase de teenmovie que sigue la evolución de los estudiantes menos populares tomando su defensa. Pero los simpáticos perdedores, que a veces conocen horas gloriosas, evolucionan en un universo que nunca es hostil, al contrario de la atmósfera agobiante de Camionero que muestra un aspecto bien diferente de las relaciones entre los individuos en medio escolar.

  • 10 Es de notar que se llevó el premio a la Mejor Ficción en la onceava edición de la Muestra así como (...)

11Cuando en Dany y el club de los Berracos, la jerarquía no era ni inmutable ni aplastante, en Camionero, lo cotidiano es inaguantable. Si esta película pudo molestar en Cuba10 fue precisamente por poner en tela de juicio varios fundamentos de la ideología castrista: la ausencia de clases sociales, el carácter benéfico, estimulante y protector del sistema educativo, los principios morales generalmente comunicados, en primerísimo lugar el sacrosanto compañerismo solidario. El título de la película nombra el sueño de Randy, el protagonista víctima. Desea ser camionero para irse lejos y estar solo, en otro lado que en esa “beca”, internado, donde los estudiantes, desde los años 1970 en Cuba –como lo aclara el texto explicativo al principio– estudian y trabajan en el campo. El grupo aquí no es sinónimo de amistad o protección, sino generador de exclusión.

Camionero (2012) de Sebastián Miló

Camionero (2012) de Sebastián Miló

12Nunca oirá el espectador a Randy expresarse. Una cuidada estética (trabajo de luces, puesta en escena, edición) muestra perfectamente su encierro y su desesperación. El comentario en voz off a lo largo de toda la película emana de Raidel, único alumno entre más de quinientos en reaccionar contra las violencias ejercidas por un grupito de estudiantes y su líder carismático. La violencia salvaje que sufre Randy es de género múltiple: golpes, quemaduras, sadismo escatológico, insultos de carácter sexual o metiéndose con su religión, robos, humillaciones públicas. El terror del alumno es palpable, todo su cuerpo y su cara lo expresan, pero él nunca lo verbaliza, ni para defenderse, ni para denunciarlo. Ni el inevitable uniforme de todas las películas que tratan de la escuela, que pretende dar a todos la misma apariencia para reforzar la igualdad, deja aparecer el desamparo de Randy. Con frecuencia sus camisas limpias y planchaditas son robadas por sus compañeros, y siempre lleva la camisa fuera del pantalón que le queda algo grande. Ese abandono de todo cuidado demuestra su desesperación. Frente a este fenómeno de estigmatización de un miembro de la comunidad, los adultos de la película que trabajan en la escuela son ya injustos, ya ciegos. Los padres también son filmados durante sus visitas. Las madres de Raidel y Randy son cariñosas, dulces pero mudas. Los únicos padres que se dejan oír son los del jefe de la patota, obviamente más ricos que la media y a los cuales dedica su atención el director. Hay una secuencia muy significativa de la ceguera general. Tras la primera escena de violencia a la que asiste el espectador, un fundido encadenado visual y sonoro enlaza el plano sobre Randy en el suelo y el plano siguiente del director de la escuela que viste una impecable camisa roja y pronuncia un discurso ante las filas de jóvenes perfectamente alineadas. Les está diciendo su orgullo frente a la disciplina y el compañerismo que demuestran tener. La apariencia es fundamental como lo subraya la frase “La gente que nos visita lo puede ver”. Anuncia a los que llama “una gran familia” que el establecimiento acaba de ser nombrado “Centro de referencia a nivel nacional”. Esa mezcla de brutalidad, silencio, injusticia y enojo desembocará en la tragedia final: el cuádruple asesinato con arma blanca perpetrado por Raidel y el suicidio simultáneo de Randy que ni siquiera habrá presenciado esa forma radical de justicia que le hacía un testigo desquiciado que también empezaba a ser blanco de los líderes.

  • 11 Boutang, Sauvage, p. 112.
  • 12 Aquí citamos un fragmento del artículo “Camionero, una historia de violencia”: “Las concentraciones (...)

13Esta película sobre el acoso escolar –novatada es un término demasiado flojo en este caso– se puede leer de diferentes maneras. Se puede entender ya como una representación de la maldad humana en general y crueldad adolescente en particular, ya en tanto que retrato de cargo contra el sistema de la “beca”. La película no dice que la escuela cubana sea fuente de violencia, sino muestra que no logra mejor protección contra los excesos que cualquier otra. La película contribuye a acabar con las visiones románticas y dos mitos se derrumban: el del adolescente inocente que, en realidad, cuando está en grupo se decanta hacia dos actitudes peligrosas, ser verdugo o testigo pasivo, y el de la perfección del sistema escolar heredado de 1959. La corriente cinematográfica de los juvenile delinquents flicks, que a veces muestra una “completa ausencia de referencias morales11” aplicada a Cuba actúa como electrochoque al margen de discursos oficiales que alaban a la juventud y el sistema que la enmarca. Antonio Enrique González Rojas habla de “desacralización de instituciones del establishment12”. Tras las proyecciones de este cortometraje, se soltaron las lenguas, y las imágenes alabadas y algo congeladas –bastante mayoritarias entre la población cubana– a menudo resultaron puestas en tela de juicio.

La adolescencia trunca: Abecé

14Era importante incluir este documental, precisamente para dar un contrapunto no urbano y por ende una visión muy diferente de lo que puede ser una adolescencia en la isla. El título y el principio del documental dejan la duda en el espectador que piensa que va a compartir un fragmento de vida de una niña en fase de aprendizaje. Pero el cuerpo de Leoneidi, que ocupa la mayor parte de los planos, de entrada dice otra cosa y rápidamente las pistas se vuelven borrosas. Está filmada durante los juegos con su hermanito o el hijo de su cónyuge, al desempeñar las tareas del hogar, pero más a menudo en plano busto o primerísimo plano fijo en su cara, sentada dentro de su casita de madera en la Sierra Maestra. La niña aún tiene su cara de muñeca, con frecuentes mohines, ademanes infantiles –la cabeza inclinada hacia un costado–, una voz decidida pero endeble, y sus manos se dedican primero a juegos infantiles, pero sus musculosos brazos que deja ver su camisa blanca de raso gastado dicen el trabajo mientras su hinchado pecho deja augurar otra cosa. Sin embargo Leoneidi no es una víctima, ella misma se presenta como la que confesó sus sentimientos y originó la relación amorosa con el hombre de treinta y un años filmado a su lado. Ahora bien, Leoneidi dista mucho de alcanzar esa edad simbólica en América latina, los quince años, ya que tan solo tiene doce. Sus palabras revelan su madurez –forzosa– y sin embargo revelan una visión romántica del amor, muy característica de una adolescente. Pronuncia frases estereotipadas como “Yo le dije que el amor no tiene edad”, o también, frente al rechazo hacia su decisión por parte de sus padres, piensa en un suicidio con medicamentos. La realizadora decidió dar verdaderamente todo el espacio a la niña. Oímos a los demás personajes hablar, pero solo a ella se le hacen preguntas de frente en un intento de brindarle un espacio de expresión privilegiado. Durante una discusión bastante tensa dentro de la pareja, descubrimos también a una Leoneidi feminista que encuentra totalmente normal que el padre se levante de noche ya que atiende al hijo de ambos de día, y le contesta cuando se queja de ver pañales o la loza sucia: “¡Lávalos tú!” Finalmente también durante esta secuencia nos parece ver a una adolescente rebelde que desafía a su padre con la cabeza entre las manos y sin dirigirle una sola mirada. Ahora bien, esta imagen adolescente es un engaño por lo obvia que resulta la inversión de los roles. Es decir que Leoneidi no solo es adulta antes de la edad adecuada, sino además, ningún adulto pensó en protegerla de esa promoción de la que probablemente no percibiría las consecuencias reales, ni sus padres, ni la ley, ni su cónyuge que le asesta, desde fuera de campo: “Quisiste responsabilidades, ¡ahí las tienes!”

Abecé (2013) de Diana Montero

Abecé (2013) de Diana Montero

15La institución escolar se encuentra en el centro de la película, desde la respuesta a la primera pregunta de la realizadora (“¿Cómo conociste a Maykel?”, “camino de la escuela”). De entrada, este hombre se interpone entre la joven y el lugar en el que debería estar a sus años. Cuando le preguntan si quiere volver a la escuela, la respuesta es sí pero borrosa la fecha en la que piensa ir. Declara desear volver para “seguir como yo estaba”. La vuelta atrás es ilusión para una niña cuya vida cotidiana ya parece bastante ocupada entre amamantar, lavar ropa, ordenar, limpiar, cuidar del recién nacido. También aquí, cierra la película con la temática educativa. La realizadora le pregunta a Leoneidi –en pasado, es de notar– si la escuela le gustaba y cuál era su asignatura preferida. Ella asiente y menciona las matemáticas. Cree saber contar hasta el infinito y, tras larguísima reflexión, responde que el número más grande que conoce es 170. La película termina en esta cifra y una pantalla negra que revela la extensión de la ignorancia de su protagonista. En filigrana y tres veces, la escuela es mostrada como la llave de la emancipación, el crisol natural de la infancia y adolescencia.

  • 13 Un dato: estamos hablando de un país en que la tasa de fecundidad era de 1,43 niños por mujer en 20 (...)

16Diana Montero reveló que durante su estadía en la Sierra Maestra, se había encontrado con varias madres precoces cuya vida se parece a la de su personaje, elemento sociológico confirmado por el texto que cierra la película y propone la cifra de un 24% de embarazos adolescentes en la zona13. Desde otro punto de vista la película revela por pinceladas la vida cotidiana del mundo rural montañés. No cabe ningún espacio para la adolescencia en este retrato. Si Leoneidi se sumerge cada vez que puede en la actitud infantil que tendría que ser suya, pese a todo ha de volver cada vez a su vida de mujer sin darse el lujo de la transición entre ambas. Su hermano es el único que la atrae hacia el juego y la despreocupación, ya que todos los demás personajes le dan la prioridad a su papel de mujer y de madre sin consideración por su edad. El documental está repleto de contrastes hábilmente resumidos en algunas imágenes perturbadoras: manitos regordetas que cierran un pañal, sábanas blancas puestas a secar en alambre de púas, una cabeza de niña descabellada y mohína en un cuerpo de mujer. Abecé es un alegato a favor de la instrucción, pero también nos recuerda la importancia de que exista una fase de transición, por difícil que esta sea.

Camionero (2012) de Sebastián Miló

Camionero (2012) de Sebastián Miló

Conclusión

17Las cuatro películas seleccionadas revelan gran cantidad de facetas adolescentes con un punto común, la idea central de un mundo cerrado que establece sus propias reglas, para bien o para mal. Pero no hallaremos en la cinematografía nacional corriente un teenmovie al modo cubano, ni película formateada que entregaría un retrato robot de un típico adolescente que se pueda reproducir luego a discreción. Los realizadores insisten sobre todo en la diversidad de los perfiles. Mientras que todas las obras fílmicas utilizan motivos comúnmente atribuidos a la adolescencia, casi siempre ponen en escena a varios individuos para mostrar mejor que la evolución es muy personal y no reductible a un solo esquema. Oscilan entre poner de relieve estereotipos y ser reflejo evidente de una idiosincrasia para terminar concluyendo que el joven cubano es huidizo, no se lo puede generalizar ni sobre todo idealizar. Al contrario de lo que se puede observar en obras de los primeros decenios de la Revolución, los realizadores actuales ya no se dedican a retratar a un cubano excepcional, heroico o ejemplar en su representación fílmica. El relevo es resueltamente humano e imperfecto. En ningún caso lo político, que suele estar tan presente, parece influir directamente sobre la forma de ser de esos jóvenes obsesionados con su propia revolución. Su presencia es más difusa. Ocupado en fabricarse a sí mismo, el adolescente no puede ni debe quedarse en el molde. Contribuye a cuestionar la persistencia o la pérdida de los valores comunes o erigidos como tales. El adolescente, hasta cuando no demuestra ninguna violencia o cuando esta rápidamente se apaga, es subversivo, aunque sea tan solo por tratar de crear su propia vía, en despecho de las pautas y modelos que le imponen.

Inicio de página

Bibliografía

Adrienne Boutang et Celia Sauvage, Les Teenmovies, Vrin, Paris, 2011, 135 p.

Olivier Davenas, Teen ! Cinéma de l’adolescence, Les moutons électriques, Montélimar, 2013, 136 p.

Dupont Sébastien, Paris Hugues, (sous la direction de), L’adolescente et le cinéma. De Lolita à Twilight, Erès, Collection “La vie de l’enfant”, Toulouse 2013, 357 p.

Roumette Sara, Cuba, La Découverte, Guides de l’État du Monde, Paris, 2011, 221 p.

Sites Internet

Juan Antonio García Borrero, “La piscina: como ondas en el agua”, in http://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/

Antonio Enrique González Rojas, “Dany y el club de los Berracos #4 (La noche del chino): “Cienfuegos-Babilonia”, in http://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/

Camionero, una historia de violencia”, in http://www.uneac.org.cu/index.php?module=caracoles&act=caracoles&id=168

Filmografía

Víctor Alfonso Cedeño : Dany y el club de los Berracos, animación
EPISODIO 1 : ¡Dany, qué tempranito!, 22’, 2009, La casita del lobo.
En el primer episodio de las aventuras de Dany y sus dos acólitos, “El Chino” y Mauricio, al protagonista lo invita Amarilis, la joven que él codicia en secreto, a recorrer el camino al instituto juntos cada mañana. Para dominar una timidez que lo traba, siguiendo los consejos del Chino, alimentará la conversación con una serie de mentiras cada vez más grandes e impresionantes para la joven. Se va a enredar en sus historias –también afirma ante sus amigos que sale en secreto con Amarilis– hasta la revelación final que le hará perder el principio de su recién adquirida popularidad. Vuelve a ser el que era al principio: uno del inseparable trio de adolescentes medianos.
EPISODIO 2 : El plan de Calixto 25’, 2010, La casita del lobo
En el segundo episodio, al trio de los “Berracos”, buena gente y perdedores, y al trio de los “Mangotes”, capricho de las mujeres, se suman los dos miembros del “Club de lo imposible”: Calixto, urdidor de planes a la vez diabólicos y fallidos, y su ayudante, Eugenio, genio científico. El nuevo personaje central es una mulata de curvas generosas, Adelaida. Una vez más, Dany no sabe cómo empezar. Calixto inventa un plan retorcido para permitir un corto diálogo a solas entre Dany y la hermosa joven. Para ello, es preciso aislar a las dos amigas-clones que constantemente rodean a la muchacha, el profesor que la ronda, así como los “Mangotes” cuyo encanto pone a Dany fuera de combate. Todos los cómplices desempeñan más o menos su papel, pero Dany tan solo al final logra emitir un piropo muy escueto.
EPISODIO 3 : Esto es jugando, 27’, La casita del lobo / Estudios de animación ICAIC
Volviendo a una idea evocada en el segundo episodio, Calixto organiza y promueve dentro del instituto un partido de baloncesto que opone a los “Mangotes” y su equipo a Dany y sus amigos, siendo el evidente objetivo final ganar para deslumbrar a las muchachas. Cada quien va a componer un equipo a su imagen y semejanza: físicamente impresionante y estereotipado para el lado de los “Mangotes”, mientras el equipo rival es heterogéneo por estar compuesto de personajes singulares (la entrenadora gigante, la fanática de artes marciales y yoga, el personaje regordete capaz de broncas devastadoras, el especialista de informática veloz como el rayo). Los “Mangotes” ganarán con poco, Dany no logrará seducir a la que deseaba pero al final, se reafirma el compañerismo y tan amigos todos.
EPISODIO 4 : La noche del Chino, 24’, 2014, La casita del lobo
Este episodio sobresale un poco entre el conjunto, al rebasar el marco escolar. “El Chino” está invitado por el grupo de los “Mangotes” a salir a clubes nocturnos en donde se bebe y se codea a mujeres de verdad. Alentado por la inesperada promoción, “El Chino” se aparta de su trio habitual y va a pasar una noche fatal en la que sucesivamente sufrirá el robo de los diez pesos atesorados regalo de sus padres, las propuestas de una prostituta, la persecución del grupo de chulos. Al final volverá a su grupo, menos carismático, no cabe duda, pero fiel y seguro.

Diana Montero, Abecé, documental, 15’, 2013, EICTV, FNCL
El documental explora el mundo de Leoneidi, 12 años, que vive en el municipio de Buey Arriba, en la provincia de Granma, en las montañas de la Sierra Maestra, en el Oriente cubano. Se enamoró de un hombre mayor que ella y tuvieron un hijo. El espectador descubre su cotidianidad entre sus responsabilidades de madre, esposa, ama de casa, y sus reacciones, juegos y rebelión infantiles.

Sebastián Miló, Camionero, ficción, 2012, 29’, IDUNNU, Music and Visual Art y Malas Compañías
Dentro del internado supuestamente modelo donde vive, Randy es víctima del acoso violento perpetrado por algunos de sus compañeros, entre la indiferencia general del alumnado y la incomprensión de los adultos. Raidel es el único en rebelarse frente a lo que ve. A medida que Randy se viene encerrando en sus sufrimientos, Raidel toma partido por él cada vez más abiertamente, hasta la tragedia final.

Fernando Pérez, Madagascar, ficción, 1994, 52’, ICAIC
Laura, madre de familia, es profesora en la Universidad donde no se siente realizada y sufre una gran angustia debida a la mediocridad de su entorno. Su principal problema, psicológico, es no diferenciar sus sueños –siempre relacionados con lo cotidiano– de su agobio real. Laurita, su hija adolescente, busca definir su identidad y durante todo el mediometraje, va de un extremo a otro, en su comportamiento y la afirmación de sus gustos. Los conflictos de Laura y Laurita ocupan el centro de la narración.

Carlos Machado Quintela, La piscina, ficción, 2011, 65’, Alter Producciones Audiovisuales, Centro Autónomo de Cinematografía (CNAC), Fundación Villa del Cine, Ibermedia, Instituto Cubano del Arte e Industrias cinematográficos (ICAIC)
Seguimos durante un día completo a un grupo de cuatro adolescentes, tres chicos y una chica, acompañados por su profesor de natación. Cada uno de los adolescentes tiene una discapacidad que lo caracteriza sin ser temática central de la película. El cineasta escruta a los individuos, sus relaciones, sus confrontaciones y sus alianzas.

Inicio de página

Notas

1 Sin embargo podemos señalar la existencia de series televisivas que tratan el tema y han encontrado real éxito. Mencionemos por ejemplo Blanco y negro, no (1994).

2 Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos.

3 Podemos mencionar la película El brigadista de Octavio Cortázar (1977), hagiografía que relata la acción de jóvenes durante la heroica campaña de alfabetización. También cabe evocar la película Cuba baila de Julio García Espinosa (1960) en la medida en que la intriga central se mueve en torno a unos padres que desean organizar la fiesta de los quince años de su hija. El ritual de la quinceañera está ausente de la mayoría de las películas que vimos.

4 Al final del artículo se encuentran las fichas filmográficas que entre otras cosas resumen la trama de las ficciones y documentales estudiados.

5 Premio CCAS y Premio Descubrimiento de la crítica francesa en Toulouse en 2013.

6 Boutang, Sauvage, p. 13.

7 Berracos puede tener en francés varios equivalentes: ploucs, loosers o nerds, si se considera el vocabulario usado en los teenmovies.

8 Mangotes” o “mango” es un americanismo que señala a una mujer o un hombre muy seductores.

9 Según Antonio Enrique González Rojas: “[…] los llamados “mangotes”, galanes que de habitar en los Estados Unidos, no se despojarían un segundo de sus chaquetas del equipo de fútbol americano o baloncesto del centro de estudios, al estilo de tantísimas peliculillas teenploitation.” Los términos usados para nombrar a los estudiantes atléticos, cómodos en sus cuerpos, en los teenmovies son “jock” o “prep”.

10 Es de notar que se llevó el premio a la Mejor Ficción en la onceava edición de la Muestra así como otros premios internacionales.

11 Boutang, Sauvage, p. 112.

12 Aquí citamos un fragmento del artículo “Camionero, una historia de violencia”: “Las concentraciones humanas forzosas en espacios reducidos donde la convivencia es igualmente obligatoria, tales como cárceles, cuarteles militares, conventos, campamentos y para el caso cubano escuelas al campo en el período de enseñanza secundaria e institutos preuniversitarios (estructurados sobre la base del estudio-trabajo agrícola desde la década de 1970 hasta un presente donde tal sistema está en plena disolución), son caldos de cultivo propicios para el establecimiento de tales relaciones de tribalización, dominio y aniquilación hasta sus peores consecuencias. […] La propuesta de Miló exhala una corrección profesional técnica que traslada toda la carga autoral a la amarga crítica social y ríspida desacralización de instituciones del establishment detentadas por la obra de marras […] El caso cubano, no carente de sucesos sórdidos y no dudo que semejantes. Quien diga lo contrario que rememore honestamente sus años de becas, suerte experimentada por un altísimo porciento de los cubanos nacidos después de 1959, lo cual coadyuvó para bien y/o para mal a modificaciones substanciales del sistema de valores sociales, morales y familiares de la población.”

13 Un dato: estamos hablando de un país en que la tasa de fecundidad era de 1,43 niños por mujer en 2007, y donde el aborto está permitido. “[…] en 2010, un 21% de las mujeres en edad de procrear habían recurrido a ello”. Estadísticas Sara Roumette, p. 55.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 104k
Título La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 32k
Título La piscina (2011) de Carlos Machado Quintela
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 40k
Título Dany y el club de los Berracos (2009-2014) de Alfonso Cedeño Víctor
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 28k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 28k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 28k
Título Camionero (2012) de Sebastián Miló
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-7.jpg
Ficheros image/jpeg, 28k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-8.jpg
Ficheros image/jpeg, 20k
Título Abecé (2013) de Diana Montero
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-9.png
Ficheros image/png, 597k
Título Camionero (2012) de Sebastián Miló
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1938/img-10.jpg
Ficheros image/jpeg, 163k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Magali Kabous, « Vivir la propia revolución dentro de la Revolución  », Cinémas d’Amérique latine, 23 | 2015, 108-121.

Referencia electrónica

Magali Kabous, « Vivir la propia revolución dentro de la Revolución  », Cinémas d’Amérique latine [En línea], 23 | 2015, Publicado el 28 diciembre 2016, consultado el 29 junio 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/1938 ; DOI : 10.4000/cinelatino.1938

Inicio de página

Autor

Magali Kabous

Desde el 2000, Magali Kabous colabora con ARCALT y estudia Cuba. Tras haberse graduado en Toulouse 2-Le Mirail con una tesis doctoral en “Estudios sobre Latinoamérica”, obtuvo un puesto de maître de conférences en la Universidad Lumière-Lyon 2. Investiga sobre cine latinoamericano, y en especial sobre cine independiente cubano.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org