Navegación – Mapa del sitio
Cuba : 50 ans de l’ICAIC

Carta de dimisión al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC)

Tomás Gutiérrez Alea
p. 174-175
Traducción(es):
Lettre de démission à l’Institut Cubain d’Art et d’Industrie Cinématographiques (ICAIC)

Notas de la redacción

Carta publicada en Volver sobre mis pasos, de Tomás Gutiérrez Alea y Mirta Ibarra, Ediciones Autor, Madrid, 2007, p. 76-77

Texto completo

Tomás Gutiérrez Alea, 1962

Tomás Gutiérrez Alea, 1962

AL CONSEJO DIRECTIVO DEL ICAIC
La Habana, 3 de junio de 1961

1Deseo hacer constar mi decisión de renunciar al cargo de Consejero de este Instituto.

  • 1 PM, documental de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal (1961), significó el fin de la concor (...)

2Aparte de otras razones que estoy dispuesto a discutir en su oportunidad, la que determina hoy esta decisión es la siguiente: como consecuencia de los problemas suscitados alrededor de la película PM1 y de la forma en que se llevó a cabo su prohibición, el ICAIC redactó un comunicado oficial donde exponía las razones que determinaron esa prohibición y el interés que se tenía en aclarar públicamente los hechos y las posiciones asumidas. Ese comunicado fue leído antes de la proyección de la película a un grupo de miembros de la Asociación de Artistas y Escritores.

3Independientemente del hecho de que podemos estar de acuerdo o no con las razones de dicho comunicado, hay una circunstancia que me impide responsabilizarme con el mismo y seguir ocupando el cargo que actualmente ocupo: siendo yo una de las personas que formaba parte de la comisión del ICAIC que vio la película y que dio su opinión sobre la misma, formando yo parte de la Dirección de ese Instituto, y habiéndome interesado particularmente en que estos problemas no tuvieran como consecuencia un daño mayor a la Revolución, opino que los compañeros de la Directiva debieron haber contado conmigo a la hora de redactar el comunicado y de trazar la política que iba a seguir el ICAIC oficialmente en la reunión de la Asociación de Artistas y Escritores.

4En cambio, fui excluido de las discusiones donde se trató el problema del comunicado y se definió la política a seguir. Aquí aparecen nuevamente los prejuicios y las suspicacias que tantas veces hemos denunciado y que tanto daño hacen a la causa que todos estamos empeñados en defender. El método seguido y las motivaciones del mismo son totalmente inaceptables. No se puede evitar la discusión con un compañero que en definitiva nunca ha tenido puntos oscuros en su conducta frente a la Revolución. Si he tenido alguna duda o contradicción, siempre, antes de actuar, he manifestado mi deseo de aclararlas a través de discusiones con otros compañeros, en las cuales la razón es lo que me ha llevado siempre a aceptar el punto de vista que he creído más justo. Así, mi conducta y mis manifestaciones públicas nunca han estado en contradicción con la política trazada por el sector revolucionario junto al que siempre he trabajado, desde hace más de diez años. No se puede hablar, por lo tanto, de una actitud vacilante. La única diferencia que se puede apreciar entre esta actitud y la de otros compañeros, es que la mía me ha llevado a aceptarlo todo porque he creído en ello, nunca por seguir a ciegas opiniones ajenas. Algunos de los compañeros de la Dirección conocen esto perfectamente. Tanto más inexplicable resulta en ellos el haber aceptado mi exclusión de estos problemas y el haber eludido una discusión a fondo de los mismos. Esa actitud, francamente, no me garantiza que estuvieran muy seguros de las razones que asumían para actuar de la forma en que lo hicieron.

5Es muy lamentable que estas cosas hayan ocurrido en un momento en que parecía que iban a ser resueltos todos los problemas básicos que existen dentro del Instituto y que en gran parte son producto de prejuicios, suspicacias y desconfianza. Es claro que yo no confundo la conducta de unos compañeros con el verdadero espíritu de la Revolución. Por lo tanto, debo aclarar que de ninguna manera la conducta de estos compañeros me llevará a cometer actos de los que pueda derivarse el más mínimo perjuicio hacia la Revolución. Por lo tanto, no estoy renunciando a hacer películas. Pienso que en definitiva mi modesto aporte a la Revolución puede ser mayor en esta actividad que en la que puedo desarrollar desde una posición burocrática en la que hasta ahora he permanecido con un carácter puramente teórico.

6Atentamente,
Tomás Gutiérrez Alea

Avec le Che pendant le tournage de Historias de la revolución (1960)

Avec le Che pendant le tournage de Historias de la revolución (1960)
Inicio de página

Notas

1 PM, documental de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal (1961), significó el fin de la concordia entre los intelectuales cubanos y el gobierno revolucionario.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Tomás Gutiérrez Alea, 1962
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1738/img-1.png
Ficheros image/png, 309k
Título Avec le Che pendant le tournage de Historias de la revolución (1960)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1738/img-2.png
Ficheros image/png, 227k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Tomás Gutiérrez Alea, « Carta de dimisión al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) », Cinémas d’Amérique latine, 17 | 2009, 174-175.

Referencia electrónica

Tomás Gutiérrez Alea, « Carta de dimisión al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) », Cinémas d’Amérique latine [En línea], 17 | 2009, Publicado el 06 noviembre 2015, consultado el 22 julio 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/1738

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org