Navegación – Mapa del sitio

Exterior – La Croisette – día

Enrique Fernández
p. 135-139
Traducción(es):
Extérieur - La Croisette – jour

Resúmenes

Cuando faltaban pocas semanas para finalizar la posproducción de El baño del Papa, recibimos con sorpresa la noticia de que la película estaba invitada a participar en el Festival de Cannes 2007. Habían transcurrido cinco años desde que la Intendencia Municipal de Montevideo nos había otorgado el primer fondo de 70.000 dólares para producirla. Logramos sortear con éxito dificultades que en su momento amenazaron seriamente el resultado que hoy se ve en pantalla. Lo que vino después fue una recompensa desproporcionada –y quizás inmerecida– que ha dejado en quien escribe recuerdos imborrables y la convicción de pertenecer a una colectividad maravillosa. Vale la pena invertir cinco años más de vida para intentar que la experiencia se repita.

Inicio de página

Texto completo

Ext - La Croisette - día

1Mientras trabajaba en las últimas etapas de la posproducción de El baño del Papa sólo pensaba, como había hecho en las etapas anteriores, que tenía que estar a la altura de la exigencias de la tarea y lograr, junto al esfuerzo de las demás personas involucradas, la mejor película posible. Tratándose de una experiencia primeriza para mí, tenía dudas acerca de la calidad del trabajo que estábamos llevando a cabo. Por eso me tomó por sorpresa la invitación para participar en el festival de cannes 2007, más aún cuando en los días siguientes supimos que en realidad eran dos las secciones del festival interesadas en la película. El estreno en Cannes se convirtió así, como creo que a cualquier realizador le gustaría que ocurriera.

2Fue inevitable sentir la conmoción del bautismo de la profesión en tales condiciones: la música de la película sonando por los altoparlantes en la calle el día del estreno; la calidez de la respuesta del público; las entrevistas de periodistas extranjeros en las terrazas del Palacio; las notas por teléfono para radios y periódicos uruguayos; la bandera del país ondeando entre todas las demás. Y sobre todo, la constatación contundente de pertenecer a esa comunidad magnífica de hombres y mujeres de todo el mundo, que han contribuido con su esfuerzo y su talento a dar una visión personal de la realidad a través de ese medio poderoso que es el cine. Una comunidad a la que había esperado pertenecer desde siempre. Puede ser que para algunos realizadores Cannes sea sólo un lugar más en la ruta que recorren sus trabajos; quizás incluso para alguien estar allí no tenga especial significación. Pero para quien escribe, trabajador en la educación secundaria de Uruguay y a una edad en que ciertas cosas ya no suelen ocurrir, ese festival estableció un hito seguramente irrepetible.

Int - Sala de cine - noche

3En esas condiciones, volver al país para lanzar el estreno uruguayo no fue un problema en absoluto. El hecho de que la película –con una historia tan arraigada en la cultura nacional y más aún, regional– hubiera sido tan bien recibida en Francia, había causado bastante extrañeza entre los compatriotas , quienes estaban más que dispuestos a averiguar por qué. La expectativa aumentaba a medida que se acercaban los preestrenos, y tanto los hechos reales en los que se inspiró el relato –la visita del Papa Juan Pablo II a Uruguay en 1988 y el contrabando en bicicleta en la frontera con Brasil– como los detalles de ficción de la anécdota, se transformaron en temas de conversación en reuniones de todo tipo. También trascendió que buena parte de los personajes de la película habían sido interpretados –con mucha solvencia según Cannes y la mayoría de la crítica francesa– por personas que no eran actores ni actrices; algo poco usual aunque no inexixtente en los filmes uruguayos. La expectativa seguía creciendo. Demasiado, pensaba yo, al punto de que quizás la película no lograría colmar las ilusiones del público de verse reflejado en la pantalla y que este nuevo producto cinematográfico nacional al final no fuera tan bueno como se comentaba. Se transformó en una expectativa peligrosa para el boca boca –que en ese momento esperábamos fuera bueno– y por lo tánto para la taquilla.

4Llegaron los preestrenos y luego el estreno, y todos los temores se esfumaron. El público, casi siempre conmovido e identificado con todo lo que ocurría en la historia, sintió que la película reflejaba a cabalidad las esperanzas, los sueños y las peripecias de una ancha franja de la población. Mostraba de manera convincente cómo tratamos todos de vivir –algunos de sobrevivir– de la mejor manera posible, en este país generoso y tacaño, protector e indiferente a la vez; contaba con sencillez y afecto, por los personajes, las vicisitudes de un grupo de humildes pobladores del interior urbano del país.

5Estaba yo comprobando una vez más, y ahora gracias a mi trabajo propio, que haber tomado la tan conocida frase de Tolstoi como concepto rector para todo el proceso de la película, había finalemente dado sus frutos: hasta el gente pudiente de Montevideo sentía que, de alguna manera, la aldea pobre de Melo también estaba inmersa en la idiosincrasia de la que ellos forman parte.

Enrique Fernández avec son équipe à Cannes, 2007

Enrique Fernández avec son équipe à Cannes, 2007

El baño del Papa (2007), de Enrique Fernández et César Charlone

El baño del Papa (2007), de Enrique Fernández et César Charlone

Int - Melo - amanecer

6El estreno en Melo fue un episodio aparte, ya que a todas luces mi pueblo natal sería el juez más severo que la película tendría. Yo había abandonado esa conservadora y pequeña ciudad apenas terminada la adolescencia, y volvía treinta años después, acompañado de une troupe bastante extravagante, a dar mi versión de la gente y su realidad. El hecho de que la historia esté basada en eventos reales –en los cuales habían participado una gran cantidad de habitantes, familiares o amigos que, en su mayoría, habían guardado un gusto amargo– sumaba la incertidumbre de la gente por el título mismo de El baño del Papa que sugería un tratamiento irreverente de la figura de Juan Pablo II.

7No me preocupaba que un fracaso en la taquilla pudiera decidir el destino económico de la película, sino que ése era el lugar donde yo había nacido y vivido durante casi veinte años, donde aún tenía y tengo amigos, y sobre todo donde mi padre había dejado un rastro de buen hombre y de mejor poeta popular, cuyos versos eran aún recordados años después de su muerte. Sin embargo allí también mis temores se esfumaron con rapidez que en Montevideo. Era emocionante ver salir al público de aquella pequeña sala con los ojos enrojecidos, la expresión serena y una tenue sonrisa en la cara; ya quisiera yo ver esos tres indicadores en los rostros de los espectadores de mi próximo trabajo.

8Recuerdo dos anécdotas con nitidez: la primera es que alguien se acercó para comentarme que había visto la película seis veces; la segunda tiene que ver con un profesor que daba clases de astronomía cuando yo estaba en la secundaria. Este hombre –el primero en América que fotografió el cometa Halley en su última aparición, desde su patio y con un telescopio fabricado por él– salió de la sala, apoyó la mano en mi hombro e intentó decirme algo, pero no pudo, y con la mirada húmeda se fue a su casa. Al otro día, estando a punto de subirme al ómnibus de regreso a Montevideo, lo vi llegar a la terminal y caminar hacia mí. “Hoy vine a decirte lo que ayer no pude”, comentó, y se puso a contarme con entusiasmo lo que la película había significado para él.

9El baño del Papa estuvo alrededor de cuatro meses en cartel y fue vista por unas 80.000 personas, lo que en Uruguay, con una población de tres millones de habitantes, es una muy buena respuesta del público. Mientras eso ocurría, los dos directores recibimos numerosas invitaciones a festivales, desde San Luis en Argentina hasta Dubai en los Emiratos Árabes. Generalmente, nos dividimos la participación a esos eventos aunque a varios de ellos fuimos juntos. Hacer por primera vez la ronda de festivales tuvo para mí un encanto tal que relegó completamente a un segundo plano las vicisitudes que siempre ocurren y la fatiga que provocan.

Ext - Fuera del país - noche

10El Internationale Hofer Filmtage significó mi regreso a Alemania después de dieciséis años después de haber frecuentado mucho en ese país justo cuando el muro de Berlín pasaba a ser historia. Un festival no competitivo y, por lo tánto, con un ambiente relajado y amable salvo la reñida competencia futbolística entre realizadores que todos conocen. Llegué con retraso a algunas de las exhibiciones de la película, lo cual me frustraba mucho porque mi mayor interés era percibir la manera como el público de otras latitudes reaccionaba frente a una historia nuestra, saber si sufría y reía con ella, y Alemania era un lugar muy propicio para eso. (Porque yo entiendo que al cine se va principalmente para eso –reir o llorar, como bien indican las máscaras de teatro– y que lo demás es tarea domiciliaria.) Me crucé con una de las espectadoras que se detuvo a darme su opinión –sencilla y breve–, que resumió con una frase que aún recuerdo: “Varias películas me han sorprendido este año” dijo, “algunas porque son muy buenas y otras porque para mí ya son inolvidables. La suya es de estas últimas.” No sentí necesidad de preguntarle si había sufrido o se había reído, y volví en paz al hotel Strauss.

El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

11Para ir a Dubai tuve que dejar de lado la invitación al festival de La Habana ya que las fechas coincidían. Salí de Montevideo con cierto sentimiento culposo, pero tengo la certeza de que visitaré Cuba cuando el curso de las cosas así lo disponga, mientras que veo difícil que ese mismo curso me depare una segunda visita a Arabia. Aquí debo recomendar al lector que recuerde la historia de Silvia –la adolescente– en El baño del Papa y su ilusión por salir de su pueblo, por aventurarse hasta la capital del Uruguay, Montevideo, a 400 kilómetros de distancia. Ésa fue también mi historia y mi ilusión: sentí que ir hasta Emiratos Árabes era una meta simbólica que cerraba un ciclo, y allá fuimos desde Uruguay con César Troncoso, el talentoso actor uruguayo que interpreta al protagonista. Todos los que hemos viajado con la película siempre hemos tenido una actitud militante y la consideramos una fundamental instancia de trabajo. Pero apenas llegamos a Dubai, ambos empezamos a sentir un vago sentimiento de excesiva autoexigencia, que estábamos yendo quizás muy lejos en eso de crear posibilidades para la incipiente cinematografía uruguaya, que no debían desperdiciarse bajo ninguna circunstancia. En medio de ese dilema nos encontró un atardecer de Dubai, en uno de los sundowners como ellos llaman a los atardeceres. Y debo decir que todas las convicciones y disciplinas que me permitieron resistir los siete años que llevó la concreción de la película, invocadas en un último esfuerzo aquella tarde, fueron absolutamente inútiles en el momento de intentar resistir al deseo de no hacer nada, de simplemente dejarme caer sobre aquellos mullidos almohadones y disfrutar, sin sentimiento de culpa alguno, la belleza del sol poniéndose detrás del horizonte difuso color malva. Miré a Troncoso para ver si él estaba dispuesto a dar la última pelea en favor de la militancia cinematográfica, pero ya no estaba allí. Con los ojos cerrados se había ido a otra parte, muy lejos, mientras el sol rojísimo le cruzaba la cara.

12También tuve la oportunidad de acompañar el lanzamiento de la película en Francia, sin duda el estreno más generoso de un filme uruguayo en ese país. Se exhibió con varias copias y en diversas salas y ciudades, lo cual requirió mi presencia durante casi un mes, uno de los que más recordaré mucho tiempo. Un día me comunicaron que se realizaría una entrevista para la BBC, en la cual el periodista estaría en Londres mientras que un técnico grababa la conversación en mi habitación del hotel en París para asegurarse una buena calidad de audio. Llegó a la hora fijada y me sorprendió gratamente desde el principio su afabilidad y la sonrisa a flor de labios. Luego preparó el equipo y pocos minutos después entró, también con puntualidad, la llamada del periodista inglés. Fue una entrevista cálida, interesante y muy “flattering” de su parte. Terminada la conversación el técnico de sonido guardó su equipo y, como si apenas pudiera contenerse, empezó a contarme con desbordante entusiasmo y ahora con una sonrisa enorme, escena tras escena, El baño del Papa. Me la contaba en detalle –como quizás se la contaría a su hijo cuando regresara a Rusia–, y se moría de risa mientras recordaba con clarísima precisión algunos vericuetos de la historia. Nunca me habían contado la película; me reí mucho.

Virginia Méndez et César Troncoso dans El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

Virginia Méndez et César Troncoso dans El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

Int - Salón de clase - día

13Poco después del estreno en Montevideo, un catedrático de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República realizó un coloquio entre estudiantes universitarios y docentes para analizar las situaciones que la película planteaba. Psicólogos, sociólogos y asistentes sociales debatieron por casi dos horas, con los estudiantes, acerca de la relación familiar, el uso del idioma, los derechos humanos, la desigualdad de género, la violencia doméstica, la pobreza, el autoritarismo institucional y de gobierno, la corrupción, la vida de frontera, el contrabando, los medios de comunicación, la iglesia y la religión. Me sorprendió un poco todo lo que veían en la historia, ya que cuando escribí el guión no fui consciente de la mayoría de las cosas que allí se planteaban. Por eso me sorprendí menos cuando, dos meses antes del estreno del film en Francia, un grupo de docentes ya había preparado un dossier de 20 páginas para el estudio de temas similares por parte de alumnos de la educación media, aon el fin de conocer con cierto detalle algunos aspectos de la realidad cotidiana de un pequeño país latinoamericano. Después he estado con la película en escuelas, liceos y cárceles, para compartir y escuchar las opiniones de personas con las cuales uno no tiene oportunidad de intercambiar pareceres en las salas de cine, pero que son –o serán en cualquier momento– ciudadanos de pleno derecho. La última de esas charlas se dio en una escuela de barrio en Montevideo, a la que me invitó la hija de un amigo después de ver la película en clase. Eran dos grupos de 5° grado –niños de 11 años– con su maestra y otra docente más joven que se iniciaba en la tarea educativa. Me llamó la atención cómo aquellos chicos pudieron concentrarse durante toda la conversación y formular preguntas tan lúcidas y pertinentes. Y entonces recordé que la lucidez infantil no es algo que haya aparecido en ellos recientemente, sino que los adultos sistemáticamente olvidamos que siempre ha estado ahí.

El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

14Esto fue lo que opinaron tres de aquellos niños, tal como lo escribieron:

Carolina: La película me encantó, no es una película igual a todas, es muy diferente, por eso me gustó y lo que más me emocionó fue cuando ellos tenían la esperanza de que el baño que construyeron les iba a salir bien, que iban a ganar plata y poder comprar una moto para no estar yendo y viniendo con todo el peso. Querían comprar la moto con la ganancia que hicieran con el baño pero al final no compraron la moto, nadie fue al baño y todos estaban muy tristes porque no tenían ni la bicicleta para hacer el contrabando ni plata para comer.

Facundo: Lo que me sorprendió fue cómo mostraba la forma de vida en la ciudad de Melo, la poca escolaridad que había entre los vecinos de la zona, la esperanza que tenían que viniera mucha gente (para estar mejor económicamente). Cómo luchaban para estar con más dinero. Estaba ansioso por ver la película, me enganchó el título. Las emociones que mostraba toda la gente, risa, tristeza, impotencia, etc.

Maite: Esta película me pareció buena y educativa; algunas partes me emocionaban y otras me causaban mucha risa. Esta película me provocó muchas emociones tanto buenas como malas, como valores y anti valores. La entrevista que le hicimos a Enrique Fernández sacó unas cuantas dudas y obtuvimos buenas respuestas, espero que Enrique se haya divertido como yo.

César Troncoso dans El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

César Troncoso dans El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

Int - Apartamento en Montevideo - atardecer

15La muy gentil invitación que me hicieron para escribir estas notas me exhortaba a contar las peripecias de la película una vez terminada, en su etapa de difusión. Debo decir que aunque sí hubo peripecias durante el proceso de producción –algunas incluso demasiado terribles como para volver sobre ellas–, luego de que la primera copia estuvo lista, todo fueron buenos momentos disfrutados con intensidad. Así lo muestran las reacciones de los públicos en varios países; las críticas que profesionales de distintas latitudes han escrito; los premios en los festivales –22 hasta ahora–; los comentarios de alumnos en escuelas y liceos de Uruguay y de Europa; el lugar casi emblemático que la película ha tomado dentro de la cinematografía nacional.

El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone

16Espero que se vea con claridad que he escrito este artículo no desde la complacencia o la arrogancia sino desde el goce y la alegría de la tarea cumplida, de la ilusión hecha realidad. No tuve grandes expectativas cuando empezamos El baño del Papa y sin embargo la película me ha dado, en el último año y medio, la mayor recompensa de mi vida. Y como escribo desde Uruguay, tampoco hago grandes planes sobre un próximo trabajo –que por supuesto espero poder realizar– porque sé que tendré que esperar entre cuatro y siete años para –quizás– verlo terminado. Mientras tanto, para mantener la sangre caliente y el espíritu alerta ante cualquier posibilidad, me sigo diciendo a mí mismo que he estado allí donde mis colegas están, que he convesado de trabajo con ellos, que la historia que escribí ha contribuido con un granito al arenal del cine que se ve en el mundo, y que no encuentro dentro de mí, un sentimiento más gratificante que ése.

Enrique Fernández. Toulouse, 2007

Enrique Fernández. Toulouse, 2007

L’équipe de El baño del Papa à Cannes, 2007

L’équipe de El baño del Papa à Cannes, 2007
Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Enrique Fernández avec son équipe à Cannes, 2007
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-1.png
Ficheros image/png, 295k
Título El baño del Papa (2007), de Enrique Fernández et César Charlone
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-2.png
Ficheros image/png, 396k
Título El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-3.png
Ficheros image/png, 487k
Título Virginia Méndez et César Troncoso dans El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-4.png
Ficheros image/png, 570k
Título El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-5.png
Ficheros image/png, 335k
Título César Troncoso dans El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-6.png
Ficheros image/png, 251k
Título El baño del Papa (2007) de Enrique Fernández et César Charlone
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-7.png
Ficheros image/png, 245k
Título Enrique Fernández. Toulouse, 2007
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-8.png
Ficheros image/png, 180k
Título L’équipe de El baño del Papa à Cannes, 2007
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-9.png
Ficheros image/png, 126k
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1693/img-10.png
Ficheros image/png, 113k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Enrique Fernández, « Exterior – La Croisette – día », Cinémas d’Amérique latine, 17 | 2009, 135-139.

Referencia electrónica

Enrique Fernández, « Exterior – La Croisette – día », Cinémas d’Amérique latine [En línea], 17 | 2009, Publicado el 06 noviembre 2015, consultado el 22 julio 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/1693 ; DOI : 10.4000/cinelatino.1693

Inicio de página

Autor

Enrique Fernández

Enrique Fernández nació en Melo, ciudad del interior del Uruguay, en 1953. Luego de terminar la educación secundaria se fue a la capital, Montevideo, para formarse como docente de Expresión Plástica, cargo que ejerció durante varios años. Allí se vinculó con un grupo de jóvenes que formaban parte del Movimiento Super 8, con el cual hizo sus primeros trabajos. Se dedicó durante 10 años a la fabricación de material audiovisual para uso didáctico, a la vez que diseñaba libros para niños ciegos en la Fundación Braille del Uruguay. Hacia fines de la década de los 80 participó en algunas producciones documentales en Alemania y volvió a Uruguay a principios de los 90 para desempeñarse en el departamento de televisión educativa de Educación Secundaria y como docente de escritura de guión en distintos institutos.

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org