Navigation – Plan du site

El renacer del cine centroamericano

María Lourdes Cortés
p. 59-61
Traduction(s) :
La renaissance du cinéma centraméricain

Résumés

Après des années de quasi-disparition, le cinéma centraméricain revient avec une énergie renouvelée et reçoit des prix internationaux. Le même phénomène s’observe dans chaque pays. Bien qu’il y ait un manque de reconnaissance nationale, le cinéma commence à être officiellement considéré comme une activité d’intérêt, ce qui favorisera une évolution positive. Le public se rend aux projections avec enthousiasme.

Haut de page

Texte intégral

1“Me siento como el pequeño de la clase, ya que en esta edición he competido con directores que admiro y me gustan”, explicó, con la timidez que lo caracteriza, el guatemalteco Julio Hernández Cordón, al recibir el premio a la mejor película latinoamericana, en la edición 56 del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, España, considerado uno de los cinco más importantes del mundo.

Del amor y otros demonios (Costa Rica, 2009), de Hilda Hidalgo, adaptation du roman homonyme de Gabriel García Márquez

Del amor y otros demonios (Costa Rica, 2009), de Hilda Hidalgo, adaptation du roman homonyme de Gabriel García Márquez

2Gasolina (2008), la ópera prima de Hernández, ya había ganado tres premios para el apoyo a su postproducción, el año pasado, pero jamás pensó que se llevaría el máximo galardón, ya una vez finalizado el filme.

3Exactamente hace cuatro años, fuimos a presentar Cinergia a San Sebastián, y pregunté directamente a productores, exhibidores y distribuidores si eran capaces de nombrar un solo título de cine centroamericano: el silencio fue absoluto. Hoy, cuatro años más tarde, este filme guatemalteco le gana a 14 películas de Uruguay, Argentina, México, Brasil, Colombia, España, así como a coproducciones con Francia, Alemania y hasta Corea del Sur.

4Gasolina es un road movie sin destino: tres adolescentes se dedican a robar gasolina para salir por las noches a dar vueltas sin rumbo. Una serie de fricciones internas en el grupo ponen a prueba su amistad, a la vez que los enfrenta con la realidad. El filme simboliza la ausencia de puntos de referencia para una parte de la juventud contemporánea llevándonos en un trip onírico en el que solamente cuenta el movimiento –alimentado por la gasolina– y no el destino.

5Pero Hernández no es el único en sorprender durante este año en el ámbito internacional. El camino (2008), de Ishtar Yasín, sobre la migración entre Nicaragua y Costa Rica, ha obtenido hasta el momento seis premios, y se ha presentado en los festivales más prestigiosos del mundo, como Berlín y Cannes.

La Yuma (Nicaragua, 2009) de Florence Jaugey. Premier long-métrage réalisé à Nicaragua en 20 ans

La Yuma (Nicaragua, 2009) de Florence Jaugey. Premier long-métrage réalisé à Nicaragua en 20 ans

6Es evidente que el audiovisual centroamericano vive un auge nunca antes logrado en su historia. Especialmente en el campo del largometraje de ficción, se empieza a ganar reconocimientos internacionales de importancia, lo cual hace indudable el hecho de que a nuestra cinematografía no le falta talento. Lo que necesitamos es una concientización de su importancia, su potencial como industria, de parte de inversionistas, políticos y público.

7Si bien en los años setenta y ochenta tuvimos una producción intensa y con premios de importancia, esto se debía en buena parte –sin menospreciar la calidad de ciertas obras– al momento histórico que se estaba viviendo: lucha por el canal de Panamá, triunfo de la revolución sandinista, guerra civil en El Salvador y Guatemala. Los ojos del mundo estaban puestos sobre el istmo –éramos una región en la agenda periodística– y había mucha ayuda extranjera para la producción cinematográfica. Una vez que vino la paz, el apoyo se acabó y nuevamente cada director tuvo que jugársela como pudo. Un caso emblemático fue el de Oscar Castillo, con Eulalia (1987), quien hipotecó su casa para poder realizarla. Lo más inaudito fue que durante la década del noventa sólo se registró un largometraje de ficción: El silencio de Neto (1994), de Luis Argueta.

8No obstante, entre 2001 y 2008 podemos contabilizar 25 largometrajes realizados en la región: 17 ya estrenados y ocho en etapa de postproducción.

Gasolina (Guatemala , 2008), de Julio Hernández. Prix Horizontes Latinos, Festival International de San Sebastián.

Gasolina (Guatemala , 2008), de Julio Hernández. Prix Horizontes Latinos, Festival International de San Sebastián.

9Nicaragua, por ejemplo, hacía veinte años que no se veía reflejada en pantalla y La Yuma, de Florence Jaugey, ya tiene su primer corte de edición. El filme trata de una joven que encuentra en el boxeo una salida para su marginalidad. En su barrio pobre, los pandilleros luchan por el control de la calle. En su hogar, el desamor es la regla del juego. El ring, la energía y la agilidad de los pies y manos son sus sueños y únicas opciones. De nuevo aparecen el abandono, la violencia y la marginalidad, no obstante, la fuerza y la lucha de la Yuma le dan una luz de esperanza al filme.

10Lo mismo sucede con Panamá, que no cuenta con largometrajes desde hace cuatro décadas y que espera pronto el estreno de Chance, de Abner Benain, una “comedia macabra tropical”, ya que trata de dos empleadas domésticas que toman la casa de los patrones. Si bien es una historia real, sucedida en Brasil, el director quiso darle un tono jocoso caribeño.

11El Salvador tampoco ha tenido largometrajes de ficción desde los años setenta. Este año, una película sorprendió al público: Sobreviviendo Guazapa, de Roberto Dávila. El filme llenó las salas de cine y se convirtió en objeto “pirateado” con un costo de un dólar, al día siguiente de su primera exhibición. Fue estrenada en once salas y recaudó 37.000 dólares el primer fin de semana, con lo que superó los filmes hollywoodenses del momento. Cuenta la historia de un guerrillero y un soldado que cruzan sus vidas al encontrar a una niña que se ha perdido al huir de un enfrentamiento, en el cerro de Guazapa. El contexto es la época del conflicto (1980-1992), aunque la propuesta no es política sino centrada en el tema de la hermandad y la guerra fratricida. Sin embargo, la mayoría de los críticos y del público criticó un “contexto equivocado”, una visión ideológica de derecha y una tergiversación de la historia, a lo Hollywood.

El camino (Costa Rica, 2008), de Ishtar Yasín

El camino (Costa Rica, 2008), de Ishtar Yasín

12Otro filme que tocó el tema reciente de la guerra civil fue Las Cruces, poblado próximo (2005), del guatemalteco Rafael Rosal, en el cual la selva es el escenario de la guerra. Una escuadra comandada por un hombre llamado Camilo e integrada por seis hombres y una mujer, decide proteger el poblado de Las Cruces, próximo a ser arrasado por el ejército. Los indígenas no saben si confiar en este grupo de jóvenes o si huir. El grupo mismo entra en importantes contradicciones y el argumento cuestiona el sentido de la guerra para los distintos actores beligerantes.

13Con este, Guatemala ha realizado seis largometrajes en este lapso. Dos adaptaciones literarias: Lo que soñó Sebastián (2003), de Rodrigo Rey Rosa, y Donde acaban los caminos (2003), de Carlos García Agraz, sobre la novela de Mario Monteforte Toledo; un año antes, Luis Argueta realizó Collect call (2002), parodia de las dificultades de la producción audiovisual en Centroamérica y del sueño americano.

14También en Guatemala, Elías Jiménez, filmó un díptico: La casa de enfrente, sobre la corrupción política, la prostitución y el problema de las “maras”, y VIP, la otra casa, sobre un funcionario connotado que cae en la cárcel. Ambos filmes tuvieron una extraordinaria acogida por parte del público.

El rey del cha cha cha (Costa Rica, 2009), de Isabel Martínez et Vicente Ferraz. L’acteur mexicain Damián Alcázar

El rey del cha cha cha (Costa Rica, 2009), de Isabel Martínez et Vicente Ferraz. L’acteur mexicain Damián Alcázar

15Honduras produjo tres filmes durante el 2003: Almas de la medianoche, de Juan Carlos Fanconi –película de terror criollo que mezcla leyendas autóctonas y zombies–; Anita, la cazadora de insectos, de Hispano Durón, una sátira de las aspiraciones de la clase media; y No hay tierra sin dueño, obra póstuma del cineasta Sami Kafati. Esta última tardó 17 años en realizarse y se exhibió en los festivales de Cannes y Tribeca.

16Costa Rica es el país que más ha producido, con 13 películas rodadas entre el 2001 y el 2008. Estas van desde la “travesura” de Miguel Gómez, El cielo rojo, de bajísimo presupuesto, hasta Del amor y otros demonios, de Hilda Hidalgo, adaptación de una novela de García Márquez en coproducción con Colombia. Oscar Castillo, Andrés Heidenreich, Maureen Jiménez, Mauricio Mendiola, Esteban Ramírez, Ishtar Yasín, Miguel Gómez, Isabel Martínez, César Caro, Francisco González y Hernán Jiménez también han rodado una película nacional.

17El público quiere ver historias propias en la pantalla y la producción audiovisual en la región es imparable. Gracias a presupuestos más flexibles, el desarrollo del sector y el creciente apoyo de los estados, veremos en el futuro inmediato muchas otras películas centroamericanas.

No hay tierra sin dueño (Honduras, 2003), œuvre posthume du cinéaste Sami Kafati

No hay tierra sin dueño (Honduras, 2003), œuvre posthume du cinéaste Sami Kafati
Haut de page

Table des illustrations

Titre Del amor y otros demonios (Costa Rica, 2009), de Hilda Hidalgo, adaptation du roman homonyme de Gabriel García Márquez
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1581/img-1.png
Fichier image/png, 472k
Titre La Yuma (Nicaragua, 2009) de Florence Jaugey. Premier long-métrage réalisé à Nicaragua en 20 ans
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1581/img-2.png
Fichier image/png, 372k
Titre Gasolina (Guatemala , 2008), de Julio Hernández. Prix Horizontes Latinos, Festival International de San Sebastián.
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1581/img-3.png
Fichier image/png, 584k
Titre El camino (Costa Rica, 2008), de Ishtar Yasín
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1581/img-4.png
Fichier image/png, 518k
Titre El rey del cha cha cha (Costa Rica, 2009), de Isabel Martínez et Vicente Ferraz. L’acteur mexicain Damián Alcázar
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1581/img-5.png
Fichier image/png, 479k
Titre No hay tierra sin dueño (Honduras, 2003), œuvre posthume du cinéaste Sami Kafati
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1581/img-6.png
Fichier image/png, 468k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

María Lourdes Cortés, « El renacer del cine centroamericano », Cinémas d’Amérique latine, 17 | 2009, 59-61.

Référence électronique

María Lourdes Cortés, « El renacer del cine centroamericano », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 17 | 2009, mis en ligne le 06 novembre 2015, consulté le 26 avril 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/1581 ; DOI : 10.4000/cinelatino.1581

Haut de page

Auteur

María Lourdes Cortés

Historiadora del cine centroamericano, catedrática de la Universidad de Costa Rica, investigadora de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, directora de CINERGIA, fondo de fomento al audiovisual de Centroamérica y el Caribe. Coordina la región de Centroamérica y el Caribe para Televisión de América Latina (TAL), Brasil. Fue directora de la primera escuela de Cine y Televisión fundada en Costa Rica (Universidad Veritas) y del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica. Ha ganado premios por sus ensayos y, en Francia, el grado de Caballero de la Orden del Mérito (2005).

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org