Navigation – Plan du site
Diversité sexuelle

XXY, algo más que dos sexos

Patricia Carbonari
p. 90-92
Traduction(s) :
XXY, bien plus que deux sexes

Résumés

Inés Efrón incarne Alex, une adolescente hermaphrodite à qui la société demande de choisir un sexe. Pour sa part, elle retourne les questions et, usant de son libre arbitre, donne libre cours à la nature sans que la question ne soit réglée par un quelconque bistouri. C’est dans ces eaux que navigue XXY, et la réalisatrice, Lucía Puenzo, refuse la facilité à l’heure de traiter ce sujet plongeant dans les profondeurs de ce drame qui malmène un concept fondamental : la nature sexuelle homme-femme.

Haut de page

Texte intégral

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

1El gran maestro iraní Abbas Kiarostami supo decir que lo mejor que nos puede pasar al ver un film es empezar a rumiarlo al salir del cine. Y esto es lo que ocurre con XXY, un film para pensar la identidad, la hipocresía y el clima social frente a quienes nacen “diferentes”. Hay un objetivo claro en esta ópera prima de la argentina Lucía Puenzo, lograr que el espectador piense. Este carácter brechtiano, en la médula vertebral del film resulta muy oportuno para abrir el debate sobre el hermafroditismo y la elección sexual.

2“Soy las dos cosas”, le dice Alex (Inés Efrón), la protagonista, a Álvaro, de quién va a enamorarse. “Pero eso no puede ser” responde Álvaro, a lo que Alex cuestiona: “¿vos me vas a decir a mí qué es lo que puede o no ser? Inquieto, no conforme, Álvaro sigue indagando: “¿pero te gustan los hombres o las mujeres?”. “No lo sé” cierra Alex. Y allí se trasladan las preguntas al espectador, comienza su trabajo ¿por qué es necesario elegir, así de tajante, así de taxativo, entre ser hombre o ser mujer? ¿Por qué para la sociedad es inadmisible vivir con ambos sexos? Lucía Puenzo tiene muy claro cómo introducirnos en una historia donde el mar es testigo y arrastra la tensión de los personajes.

3Alguien corre por un intenso bosque mientras la cámara vibra al compás de su fatiga y, de pronto, un rostro ocupa el plano: el rostro de Alex, fumando un cigarrillo. Sonido ambiente. Es la primera escena de la película. Piriápolis, Uruguay, playas agrestes, cabaña frente al mar. Hasta acá nadie imagina que Alex está dirimiendo su sexualidad, disyuntiva que a una mayoría de los mortales no se nos ha presentado y de la que poco podemos dar cuenta. La primera palabra que se pronuncia es, como para entrar en tema, “hembra”, en boca de Kraken, interpretado por el muy dúctil Ricardo Darín, padre de Alex, un biólogo marino que está asistiendo el nacimiento de un pez. Mientras tanto, su mujer le cuenta que está llegando un barco procedente de Buenos Aires con una pareja de amigos y su hijo adolescente, Álvaro (Martín Piroyansky) a pasar unos días de descanso. Ramiro, padre de Álvaro (Germán Palacios) es un prestigioso cirujano interesado en el hermafroditismo de Alex, rodeada a esta altura de “voces autorizadas” que consideran que debe ser normalizada, lo que traducido sería extirparle uno de los sexos que posee. Luego nacerá la historia de amor entre los adolescentes, esencial para la trama. Pero en esta historia algo no cierra y el clima se enturbia.

4Esta película circula por una senda, si se quiere ambigua y peligrosa, que abre un interrogante: libertad de elección versus “normalización”. Esta nada habitual ambigüedad sexual es en general “corregida” rápidamente. “La normalización deja más tranquilos a los padres y a la sociedad que a los operados”, sostiene Lucía Puenzo, a partir de este momento nuestra entrevistada.

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

¿Por qué crees, Lucía, que cuesta tanto aceptar la libre elección sexual?

Porque el mundo siempre se dividió en términos binarios, hombres y mujeres, y todo quién reclame un lugar de identidad en el medio va a tener que pelear por él. El mundo tiende a rotular y a clasificar, y claro, ordenar todo en casilleros es tranquilizador. Por el contrario, quien se sale de la norma, quién se resiste a ser normalizado, es un individuo perturbador para la sociedad. ¿Quién es, qué es?
Muchos amigos intersexuales me han contado sus peleas para llevar adelante sus vidas como ellos desean; hay que ir ganando espacios hasta en los lugares más inesperados, como la inscripción en una universidad. Lo que me sorprendió de esta lucha es la convicción de no tener que elegir ser hombre o mujer. En su caso defienden que vinieron al mundo con un cuerpo que es de otra identidad sexual, pelear contra la concepción que todos tenemos de que en el mundo sólo hay hombres o mujeres es algo muy duro.

Un interés médico y una sociedad que en lugar de cuestionarse, acosa. Este escenario, esta parte del todo, es una gran penumbra, que dicho sea de paso, está muy bien descrita por la fotografía de Natasha Braier. Pero Alex, no obstante, recibió de tu parte la suerte de no haber sido “normalizada”, aunque la enfrentaste a otro límite: hasta dónde se puede elegir y qué hago, después, si elijo, en esta sociedad? Me interesaría que me cuentes el proceso de trabajo actoral con Inés Efrón para que su personaje logre deambular por tan frágil senda.

Inés me acompañó unos cuantos meses a las entrevistas con genetistas, endocrinólogos, leyó libros, entrevistas médicas, vio documentales como Octopusalarm, dibujó durante meses el diario imaginario de Alex, vivió en locación dos meses antes del rodaje, mientras nosotros preparábamos la película… Todo eso le fue permitiendo empaparse del personaje con tiempo. Y ensayamos durante meses, en Buenos Aires primero, y después algunas semanas en Piriápolis; fue a lo que más tiempo le dediqué, los ensayos con Inés y Martín, que interpreta a Álvaro. Ellos, por suerte, eran amigos, se tenían mucha confianza. Para el inicio del rodaje, los tres teníamos muy claro quién era cada personaje, cómo se movía y cómo hablaba. Y hablar con ellos fue delineando las escenas del guión.

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.

Es definitorio el puntapié inicial de un film, el deseo del director ¿qué pesó más al realizar XXY, cuál fue el verdadero punto de partida, el primer esbozo de guión?

Un cuento de Sergio Bizzio, de su libro Chicos. El cuento se llama Cinismo y es el despertar sexual de una adolescente intersexual. En el cuento no hay padres médicos, y el cuerpo de la protagonista, que se llama Rocío, es un cuerpo poético, ficcional, porque es el cuerpo de una hermafrodita pura, como en los antiguos relatos griegos, con toda la potencia de los dos sexos. La relación con un adolescente virginal que llega a su casa está también en el cuento. Me enamoré de esos dos personajes, y como tengo la suerte de vivir con el autor que lo escribió hace muchos años, nos tenemos la confianza suficiente para escribir juntos y permitirnos adaptar nuestros trabajos, que es lo que hice con su cuento. Una adaptación muy libre, en la que la realidad y meses de investigación y charlas con médicos y con distintos individuos con diferentes diagnósticos fueron transformando por completo la historia.

¿Qué fue lo que te propusiste atesorar del cuento de Sergio Bizzio, al trasponer de la literatura al lenguaje cinematográfico?

El corazón de la historia está en ese cuento; lo más interesante de una historia así guarda bastante relación con una pregunta que muchos hermafroditas suelen hacerse: ¿por qué todo el mundo espera que yo me adapte a este mundo? Pero... ¿cuándo el mundo hará lo mismo conmigo?

Sí, en un momento, Alex le pregunta a su padre hasta cuándo va a protegerla. A lo que su padre responde: “Hasta que puedas elegir”. “Y si no hay nada que elegir?”, argumenta ella desacomodando todo el andamiaje socio cultural celosamente cuidado con el correr de los años. El secreto de Alex emerge en la pubertad. Pero la peripecia de esta chica comienza mucho tiempo antes; según el relato, su madre quería tener cuatro hijos pero Alex nació “tan diferente” que demandaba toda la atención.

Sí, de todos modos hay un contrapunto, la postura de su padre, quizás por su profesión de biólogo; él es un tipo que lucha porque la naturaleza pueda seguir su camino, y asume otra responsabilidad frente a su hija.

El espectador está obligado a madurar estas ideas, a internalizar varios puntos de vista. No hay rehenes en la sala, ¿será esto lo que habrá impactado a Cannes y a otros públicos deseosos de que el cine abra otras ventanas?

No lo sé, no sé si a todo el mundo le impactó lo mismo… Sé que hay gente que se siente mucho más cerca de los dos chicos, algunos de Alex, otros de Álvaro, otros de los padres… Con qué hace contacto cada espectador es un misterio y yo prefiero que permanezca ahí, en el misterio...

Haut de page

Table des illustrations

Titre Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1350/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,2M
Titre Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1350/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 532k
Titre Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1350/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Titre Álvaro (Martín Piroyansky) y Alex (Inés Efrón), protagonistas de XXY.
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1350/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 348k
Titre Lucía Puenzo
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1350/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Patricia Carbonari, « XXY, algo más que dos sexos », Cinémas d’Amérique latine, 18 | 2010, 90-92.

Référence électronique

Patricia Carbonari, « XXY, algo más que dos sexos », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 18 | 2010, mis en ligne le 25 septembre 2015, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/1350 ; DOI : 10.4000/cinelatino.1350

Haut de page

Auteur

Patricia Carbonari

Patricia Carbonari es actriz y participó en espectáculos como Bal-Trap, de Xavier Durringer; Coppola-Coppelius: un Juguete dramático, incursión escénica en fragmento narrativo sobre textos de ETA, Hoffman, Sigmund Freud y Walter Benjamin; In memoriam: viejas estampas de teatro político europeo, sobre textos de Bertold Brecht, Peter Weiss y Heiner Müller; Acaso crezca desde el suelo, pasión de Rosa de Luxemburgo, de Ana Rodriguez y Sergio Sabater. Es amante del cine y escribe para diversos medios como Kinetoscopio, www.extrabismos.com (Colombia), Môrada Internacional (Dinamarca), Página 12, Buenos Aires Herald y Sin cortes (Argentina).

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org