Navigation – Plan du site
Diversité sexuelle

El cine de Julián Hernández

En busca de la otra mitad
Pedro Adrián Zuluaga
p. 72-74
Traduction(s) :
Le cinéma de Julián Hernández

Résumés

Bref retour sur l’œuvre du jeune réalisateur mexicain Julián Hernández, et en particulier sur ses trois longs-métrages (Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor [Mille nuages de paix parsèment le ciel, amour, jamais tu ne cesseras d’être amour] 2003, El cielo dividido [Le ciel divisé], 2006 et Rabioso sol, rabioso cielo [Soleil enragé, ciel enragé] 2008) que l’on peut considérer comme une trilogie stylisée sur le thème de la différence sexuelle, avec la composante universelle de la recherche et de l’impossibilité de l’amour.

Haut de page

Texte intégral

El cielo dividido (2006)

El cielo dividido (2006)

1Julián Hernández (México, 1972) es uno de los creadores más singulares y al mismo tiempo más polémicos del cine mexicano contemporáneo. Su insularidad, paradójicamente, hubiese sido imposible sin el espacio estético abierto en su país por directores como Carlos Reygadas, Amat Escalante o Fernando Eimbcke, y sus filmes con vocación contemplativa, que proceden por sustracción de elementos de acuerdo con el credo contemporáneo de que “menos es más”. Al mismo tiempo, el cine de Hernández suscribe una deuda ambigua con una película como Amores perros (Alejandro González Iñárritu, 2000), que permitió una nueva manera de ver las contradicciones de la vida urbana.

2Pero filmes como Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (2003), El cielo dividido (2006) y Rabioso sol, rabioso cielo (2008), visibilizan un espacio social aún más marginal, si se quiere, que el de Amores perros; y su minimalismo, por otra parte, es de distinto cuño al que se practica en Batalla en el cielo (Reygadas, 2005), Los bastardos (Escalante, 2008) o Lake Tahoe (Eimbcke, 2008).

3La explícita, pero a la vez romántica, representación homosexual que emprende Hernández en sus tres largometrajes (que en conjunto ofrecen la coherencia temática y formal de una trilogía), se enfrenta no sólo a los visos de escándalo por su carácter gráfico, sino al casi total vacío de referentes de una representación parecida en el cine latinoamericano (mientras existe una amplia tradición, aún en desarrollo, de representar el tipo de margen social que se ve en Amores perros). Por mucho que se rastree la deuda de estos filmes con las valientes y casi siempre infravaloradas películas de Jaime Humberto Hermosillo o con experiencias aisladas como En el paraíso no existe el dolor (Víctor Saca, 1994), lo cierto es que la mirada de Hernández sobre los personajes y ambientes de sus historias no tiene antecedentes en el cine de la región y está más influida por el cine de directores europeos como Pasolini, Fassbinder o Antonioni, que por cualquier intento de calco o referencia inmediata de la realidad.

4Si bien en los filmes de Hernández pueden abundar, directa o indirectamente, elementos de la cultura popular mexicana como el gusto melodramático o las baladas, o incluso alusiones al mundo mitológico de las culturas precolombinas (como en Rabioso sol, rabioso cielo), lo que en verdad los constituye y les da estructura es una mirada cinéfila que procede mediante manierismos de distinto tipo: el propio carácter de los títulos (“Mil nubes de paz” hace referencia a un verso de Pasolini, “Rabioso sol, rabioso cielo” a una alusión de Rossellini cuando hacía su película sobre Francisco de Asís), algunos diálogos y fragmentos de las frecuentes voces en off, modos de encuadre. Las referencias van de Vigo a Leonardo Favio pasando por “El Indio” Fernández, Gabriel Figueroa o Leopoldo Torre Nilsson y resulta imposible aquí holgazanear en sus detalles.

  • 1 Carlos Bonfil, “Cine, video y diversidad sexual”, La Jornada, 8 de marzo de 1998.
  • 2 La Cooperativa Cinematográfica Morelos aparece como productora asociada en muchos de los trabajos d (...)

5Es importante, en cambio, ubicar el cine de Hernández en la corriente de renovación del cine mexicano actual, de la cual Carlos Bonfil habló en el anterior número de esta revista. Como otros de los jóvenes de su generación, Hernández tuvo formación universitaria, en su caso en el CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos), y de una u otra forma su cine ha estado siempre vinculado a este origen. Antes de Mil nubes de paz, Hernández y su productor habitual Roberto Fiesco, desarrollaron una intensa producción de cortometrajes en los que ya se iban insinuando y decantando las marcas estilísticas de los largos: “[...] vienen elaborando, desde hace varios años, una de las propuestas más vigorosas en el cortometraje mexicano. A la exploración arriesgada de los temas de la disidencia sexual y la violencia urbana, la complementa y afina una búsqueda formal que es, en definitiva, una difícil apuesta estilística”, escribió el propio Bonfil 1. La producción de largos no interrumpió, sin embargo, el interés por el corto. La filmografía de Hernández y Fiesco en este formato sigue siendo abundante y está compuesta por trabajos que desde sus propios títulos insinúan una visión a la vez romántica y desencantada: Lenta mirada en torno a la búsqueda de seres afines (1992), Por encima del abismo de la desesperación (1996), Hubo un tiempo en que los sueños dieron paso a largas noches de insomnio (2000), Bramadero (2007) o Vago rumor de mares en zozobra (2008), entre otros. Pero en su momento, el paso al largometraje con Mil nubes de paz se dio de manera natural, a pesar de la precariedad de medios económicos, y gracias al espíritu cooperativo2 y la convicción de que el cine, cuando permanece pequeño e independiente, es una suerte de familia ampliada.

6Mil nubes de paz cercan el cielo, El cielo dividido y Rabioso sol, rabioso cielo son descritas por el propio Hernández como “películas que tratan sobre seres humanos que intentan establecer relaciones amorosas y afectivas con otros seres humanos, pero que a la vez tienen problemas para realizarlas”. El punto de arranque narrativo es tan rudimentario como universal y no difiere en nada del argumento básico de cualquier telenovela latinoamericana. Pero esos humildes materiales, de sobra conocidos, son dotados por Hernández de una extrañeza que los reviste de un nuevo interés.

Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (2003)

Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (2003)

7Algo de esta novedad está indudablemente inscrito en el contenido: son películas que nos muestran una sexualidad gay libre de culpa y abierta a su manera, a pesar de que ocurra muchas veces en medio de la sordidez o la clandestinidad; al mismo tiempo, pese al romanticismo de base que no pocas veces deriva en cursilería y sentimentalismo, Hernández describe también las tensiones y la violencia de los encuentros sexuales, quitándonos el tranquilizador velo de inocencia que segundos antes podía haber tendido sobre nosotros.

Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (2003)

Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (2003)

Alarido (en post-production) de Julián Hernández

Alarido (en post-production) de Julián Hernández

8Pero indudablemente es en el estilo donde reside la extrañeza y el poder de perturbación de estas películas. Los diálogos son reducidos a su mínima expresión y con frecuencia no hacen más que estancar la narración en vez de ayudarla a avanzar como ocurre en el cine mainstream; la voz en off (o algunas veces el uso de canciones populares) es utilizada como un elemento de distanciamiento mediante el cual un narrador omnisciente comenta el mundo de los personajes, describe los movimientos de su conciencia y acentúa la intervención de unas fuerzas que los protagonistas no controlan; los planos se reiteran para aumentar la sensación de tiempo muerto; el color y el blanco y negro, usados indistintamente, adquieren valores expresivos y no meramente descriptivos en la captura de atmósferas y ambientes que pueden ser urbanos, rurales o con frecuencia “no lugares” como los descritos por Marc Augé, donde se desarrollan las agonías existenciales de los protagonistas, siempre jóvenes y muchas veces pobres.

“Ni contigo ni sin ti”

  • 3 Según Aristófanes la tierra estaba habitada por personas de tres sexos: el masculino, el femenino y (...)

9En Mil nubes de paz cercan el cielo, un adolescente gay recorre penosamente una ciudad fría y hostil, que ocasionalmente le ofrece el consuelo del sexo efímero. Busca entender el significado que se esconde en una carta de despedida dejada por un amante efímero, del cual se ha enamorado, mientras escucha una y otra vez una canción de Sarita Montiel. En su particular descenso a los infiernos, el adolescente encuentra a otros que como él también buscan el amor perdido pero son incapaces de compartir la ternura que necesitan para vivir. Filmada en un expresivo blanco y negro en escenarios de la ciudad de México, Mil nubes de paz es un filme de atmósferas pero sobre todo de fantasmas, que evoca el universo moral de películas tan disímiles como Un año con trece lunas (Fassbinder, 1978) y O Fantasma (João Pedro Rodrigues, 2000). La cruda representación de la sexualidad, en vez de reducir los personajes a un plano puramente fisiológico de estímulos y respuestas, como ocurre en el cine pornográfico, se abre en este caso a una impensable dimensión espiritual. Gerardo, el protagonista, corre tras una integridad perdida y hay algo decididamente místico en su imposible búsqueda. El mito sobre los sexos divididos que Aristófanes expone en El banquete de Platón3 sobrevuela esta película, y su referencia, explícita o implícita, volverá a aparecer en los dos largos siguientes.

El cielo dividido (2006)

El cielo dividido (2006)

10El cielo dividido es una nueva versión sobre esa búsqueda de unidad. Dos jóvenes, Gerardo y Jonás, se buscan y se encuentran, sin que sepan estar juntos ni soportarse separados. Viven un ir y venir de encuentros y desencuentros al final de los cuales nos queda claro, como en la canción, que “Ni contigo ni sin ti / tienen mis males remedio / contigo porque me matas / sin ti porque yo me muero”. Las referencias que despliega este filme van de José José a La enfermedad de la muerte de Marguerite Duras, y el propio título es tomado de un filme alemán de 1961, dirigido por Konrad Wolf, sobre el fracasado amor de dos personas en medio de los acontecimientos históricos que llevaron a la construcción del Muro de Berlín. El segundo largo de Hernández está elegantemente filmado en color, y con atmósferas y ambientes mucho menos opresivos que los de Mil nubes de paz. Hay planos más abiertos y el sexo, aunque se muestra explícitamente, no tiene esa connotación de caída en el abismo del filme previo. Pero al mismo tiempo, resulta un filme más autocomplaciente y con menor fuerza.

11Por último, la apuesta en Rabioso sol, rabioso cielo se radicaliza. De nuevo es la historia de dos hombres que no pueden vivir un amor sólido y tranquilo. El filme se abre en blanco y negro, y en un contexto urbano, pero luego introduce otra dimensión espacio-temporal y lleva al espectador a un pasado mítico con claras referencias a las culturas precolombinas. “Lo que sucede es que los personajes que se encuentran en la Ciudad de México actual, se conocieron en el pasado y tienen una segunda oportunidad para saldar viejas deudas”, aclara Hernández, y le sale al paso a los delirios interpretativos que el filme puede provocar. Rabioso sol, rabioso cielo tiene momentos de sugestiva y sobrecogedora belleza que recuerdan la poética de filmes como Tropical Malady (Apichatpong Weerasethakul, 2004). Infortunadamente, circulan dos versiones de la película, que en su formato original dura tres horas, extensión imposible de tolerar para un filme que no sea de acción y balas, y es presumible que en la versión corta se haya sacrificado parte de su fuerza e integridad. Fuerza e integridad que se añoran para la vida pero que sólo el arte puede ofrecer.

Rabioso sol, rabioso cielo (2008)

Rabioso sol, rabioso cielo (2008)
Haut de page

Notes

1 Carlos Bonfil, “Cine, video y diversidad sexual”, La Jornada, 8 de marzo de 1998.

2 La Cooperativa Cinematográfica Morelos aparece como productora asociada en muchos de los trabajos de Hernández.

3 Según Aristófanes la tierra estaba habitada por personas de tres sexos: el masculino, el femenino y el andrógino, que participaba de ambos. Su arrogancia provocó la ira de Zeus, quien los dividió con su rayo, convirtiéndolos en seres incompletos y condenándolos a anhelar siempre la unión con su mitad perdida.

Haut de page

Table des illustrations

Titre El cielo dividido (2006)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1323/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 512k
Titre Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (2003)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1323/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 572k
Titre Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor (2003)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1323/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 572k
Titre Alarido (en post-production) de Julián Hernández
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1323/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 504k
Titre El cielo dividido (2006)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1323/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 656k
Titre Rabioso sol, rabioso cielo (2008)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/1323/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 410k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Pedro Adrián Zuluaga, « El cine de Julián Hernández  », Cinémas d’Amérique latine, 18 | 2010, 72-74.

Référence électronique

Pedro Adrián Zuluaga, « El cine de Julián Hernández  », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 18 | 2010, mis en ligne le 25 septembre 2015, consulté le 23 mars 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/1323 ; DOI : 10.4000/cinelatino.1323

Haut de page

Auteur

Pedro Adrián Zuluaga

(Colombia). Comunicador Social y Magister en Literatura. Es periodista, curador y crítico de cine. Fue editor de la revista Kinetoscopio. Actualmente se desempeña como profesor universitario.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org