Navigation – Plan du site

Chile era una fiesta. Notas del diario de filmacion de El primer año

Patricio Guzmán
p. 25-29
Traduction(s) :
Le Chili était une fête. Notes du journal de tournage de El primer año

Résumés

Retour par l’auteur sur une période très marquante tant sur le plan personnel que pour l’histoire de son pays : le gouvernement d’Union Populaire de Salvador Allende. L’enthousiasme, les vertiges et les peurs d’une révolution joyeuse mais fragile, et d’une initiation au cinéma de témoignage.

Haut de page

Texte intégral

Chile era una fiesta

1En el verano de 1971 cuando yo me bajé del avión que me traía de Madrid, una mañana calurosa del mes de febrero, lo primero que me llamó la atención fue un gran afiche que decía: “Chile comienza su segunda independencia.” Un poco más allá observé otro afiche bastante largo. En realidad no era un afiche. Era una pintura mural con colores muy fuertes, un fresco, que estaba en una muralla del camino que conducía a Santiago. Por lo menos tenía un kilómetro de largo, puesto que durante una parte del trayecto siempre estaba ahí. Nadie que salía o entraba al país podía ignorarlo. Era eterno, como una historieta de miles de metros, un verdadero comic pintado encima del muro. Primero mostraba la prehistoria chilena, con los indios mapuche en actitudes épicas; después venían los conquistadores españoles luchando con los indios; más tarde, galopando a caballo, aparecían los héroes de la Independencia y algunas señoritas bailando la cueca. Unos metros más adelante venían las fábricas, con chimeneas humeantes. Encima de una muchedumbre de escolares se podía ver a una señora un poco gorda que parecía ser Gabriela Mistral. Más adelante había otro gordo, Recabarren, y detrás de él una serie de barbudos: Marx, Engels, Lenin, Che Guevara y un quinto hombre sin barba, Pablo Neruda. Al cabo de otros metros se veían unos tractores con campesinos. Finalmente aparecía un retrato de Allende agitando una banderita encima de su cabeza. Los colores eran brillantes, los trazos gruesos y de color negro.

2Desde el primer momento, Chile me pareció un país motivado, activo, exultante, como si la gente estuviera viviendo una larga fiesta que ya duraba muchos meses. Había un estado de júbilo, de satisfacción, especialmente en los barrios pobres, en los “campamentos”, en las “poblaciones”. Pero también los pobres estaban en el centro de la ciudad. Por primera vez yo vi gente pobre paseando cerca de La Moneda, como turistas humildes, que recorrían por única vez su propia ciudad. En muchas calles, la gente marchaba con banderas voceando consignas. Había reuniones, fiestas, mitines. Mucha gente se saludaba. Era como un estado de enamo-ramiento colectivo. Nunca creí que un proyecto político entusiasmara hasta tal punto a la gente. ¿Cuál era la causa de esta alucinación? ¿Por qué tanto arrebato?

3Era la revolución…

4Por primera vez en América Latina estábamos viviendo una revolución pacífica, legal, constitucional, sin guerra civil, sin la destrucción del Estado. Era la lucha de un pueblo sin armas. Era el resultado de 100 años de trabajo político de los partidos de la izquierda, los sindicatos, las universidades, los periodistas independientes, los demócratas en general, las instituciones, la tradición liberal, la existencia de una clase obrera consciente y una clase media civilizada. Era un milagro.

Salvador Allende (2004)

Salvador Allende (2004)

Miedo

5No nos importaba que varios millones de chilenos no compartieran lo que estaba pasando. Una tercera parte de la población estaba aterrorizada. “¡Dios mío llegaron los comunistas!”

6Lamentablemente, los adversarios de Allende estaban convencidos que sus propias mentiras eran verdaderas. Para quitarles votos a la Unidad Popular habían inventado una larga campaña terrorífica. Creían que Allende les robaría sus casas, sus muebles, sus joyas, sus empresas, sus propiedades, sus empleos, sus gatos, sus perros y que sus hijos tendrían que estudiar en Cuba y que la religión sería prohibida. Este miedo profundo –que heló el corazón de un tercio de los ciudadanos–, contribuyó después a sostener una de las dictaduras más crueles del continente. Y más tarde alimentó una sed de venganza que hasta hoy sigue viva en la cabeza de muchos chilenos. La extrema derecha y un sector de los nuevos y viejos responsables de las fuerzas armadas –hasta hoy–, no han conseguido perdonar a los allendistas vivos, ni tampoco a los allendistas muertos.

Salvador Allende (2004)

Salvador Allende (2004)

Cine

7En ese omento lo único que yo quería hacer era filmar. Filmar la realidad sin perder tiempo. Yo venía saliendo de una escuela. Traía mucha energía y tenía los ojos llenos de imágenes. Era un cineasta en su “punto de partida”. Tuve la suerte de encontrar algunos recursos financieros y rápidamente formé un equipo. Teníamos una cámara de 16 milímetros, dos reflectores portátiles y una grabadora de sonido. Disponíamos de suficiente película en blanco y negro. Lo que más nos impresionó, los primeros días, fue la rapidez con que Allende desencadenó los cambios. Nosotros estábamos acostumbrados a la lentitud de la vida pública chilena. Yo me acuerdo que los presidentes de la república anteriores nunca nos habían impresionado. Eran unos tipos bastante agrios. Trabajaban lejos de la gente, a puerta cerrada, en la oscuridad del palacio. Ahora ocurría todo lo contrario. Los hechos se producían delante de nuestros ojos. Empezó una especie de aceleración de la Historia. El país se despertaba, se movía. Para participar no había más que salir a la calle. Todo estaba cerca y ocurría al lado de uno.

8Los periódicos publicaban grandes titulares:

“Empiezan las relaciones diplomáticas con Cuba”
“Avanza la expropiación de los monopolios textiles”
“Mañana: nacionalización del acero”
“Pasado mañana: nacionalización del salitre”
“Expropiados los latifundios mayores de 40 hectáreas”
“Los bancos pasan al estado”
“El cobre será chileno”

9Allende no perdió ni un minuto. Empezó a cumplir con su programa a las pocas horas de tomar el poder. Durante los primeros 12 meses creó una situación de prosperidad efectiva entre las masas, que no tenía precedentes, gracias a un aumento de la producción y la incoporación de millones de pobres al consumo. Nunca antes había habido tanta gente que tuviera un poco de dinero en el bolsillo. Allende creó una situación de bienestar real entre los más desfavorecidos. Dos años después mantenía el 43,4% de los votos. A finales de 1971 la derecha estaba estupefacta, paralizada, sin poder dar crédito a lo que veía.

10Miles de trabajadores, de empleados, obreros, gente del campo, funcionarios de la clase media, vivían un clima de movilización cotidiana. Familias enteras salían a colaborar. La gente descubrió que la participación estaba al alcance de quien la deseaba. Se creó la sensación de que el gobierno era colectivo y que la solidaridad era necesaria. Día tras día la gente salía para apoyar las decisiones de cambio, acompañados de su familia, con guaguas, niños, perros, en viejos camiones, a pie, en bicicleta, a caballo. Las calles se llenaron de ciudadanos que se reían solos. Era un tiempo “fuera del tiempo”. Era el momento para soñar, para cumplir los anhelos, aunque precariamente. Para muchos campesinos la Unidad Popular era una simple bandera roja, una foto de Allende o una banda de músicos.

11Nosotros, como jóvenes cineastas, estábamos desbordados. No alcanzábamos a filmar ni el 10 por ciento de lo que ocurría. Corríamos de un lado para el otro. Se producían cientos de acciones cerca de la cámara. Nos parecía que la realidad florecía. Había homenajes, asambleas, fiestas por doquier. Los domingos los parques estaban llenos. Se escuchaba buena música por la radio. La “nueva canción chilena” entregó los mejores títulos de su historia. Las voces de Víctor Jara, Ángel Parra, Inti-Illimani, Quilapayún, llegaron a su punto máximo de difusión, junto con el rock chileno de Los Jaivas.

Salvador Allende (2004)

Salvador Allende (2004)

Juventud

12En aquella época yo tenía 31 años. Mis colegas del equipo tenían 18. Eramos militantes o simpatizantes de la izquierda, cada uno con sus matices particulares, y nos habíamos lanzado a la mayor aventura de nuestra vida. Filmábamos a diario, incluso los fines de semana. Vivíamos con los ojos abiertos moviéndonos sin parar. El equipo se componía de tres personas: Toño Ríos con la cámara, Felipe Orrego como sonidista y también jefe de producción, y yo como realizador. Nos desplazábamos a 60 kilómetros por hora en mi viejo Citroen 2 CV. A veces viajábamos a algunas ciudades, como Valparaíso, Calama y Lota. Teníamos una pequeña oficina en la Escuela de Artes de la Comunicación (que era nuestro productor). Era una habitación vacía llena de periódicos. Leíamos todas las publicaciones de la época para estar al corriente. Filmábamos especialmente en los barrios industriales, pasando a veces por el palacio de La Moneda, el Parlamento, los Tribunales. Casi siempre almorzábamos en los comedores de las fábricas.

13Antes, durante toda mi vida, yo nunca había tenido contacto con la clase obrera. Mi madre y yo pertenecíamos a la pequeña burguesía arruinada que vivía en los barrios anónimos de Santiago. Yo nunca había conocido el mundo de los trabajadores, de los sindicalistas, de los militantes. Ahora convivíamos con ellos. Nos mezclábamos en su vida diaria y nos pasábamos las horas filmando en los talleres. Eran gente con experiencia y autoridad; tenían una gran facilidad de palabra. En las reuniones y asambleas el lenguaje que se escuchaba parecía sacado de una película rusa. Hoy en día, no queda ni rastro de aquella cultura proletaria.

Tournage de Nostalgie de la lumière (Nostalgia de la luz, 2010)

Tournage de Nostalgie de la lumière (Nostalgia de la luz, 2010)

Tormenta

14Para nuestra gran sorpresa, después de los primeros 12 meses, el gobierno perdió gran parte de su velocidad inicial... La derecha se fortaleció y pasó a la ofensiva. Mientras tanto, Allende se estrelló contra la Constitución. Para él, era imposible cambiar las reglas del juego legal que le impedían avanzar más rápido. La derecha tomó la iniciativa en el Parlamento y en los Tribunales de Justicia. Bloqueó la mayoría de los proyectos del gobierno y acusó constitucionalmente a muchos ministros. El gobierno de Nixon congeló la ayuda económica. Una parte de la gente que apoyaba la Unidad Popular perdió la paciencia: quería ir más rápido y romper la legalidad. Sin embargo, a pesar de todo, Allende controló la situación. Hizo lo posible por aplacar a todo el mundo. No atendió las opinio-nes más atrevidas, tampoco oyó el clamor que venía de la calle y eligió el camino del debate con sus adversarios (arriesgándose a provocar una división entre sus fuerzas). Nunca perdió la fe en una solución política. Mientras ocurría todo esto, nosotros concluimos por fin nuestra modesta película documental (El primer año) que termina con la visita de Fidel Castro a Chile.

© Patricio Guzmán, “El Primer Año”, notas del diario de filmación, 1972, Revisado en 2012

Haut de page

Table des illustrations

Titre Salvador Allende (2004)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/109/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Titre Salvador Allende (2004)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/109/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Titre Salvador Allende (2004)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/109/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Titre Tournage de Nostalgie de la lumière (Nostalgia de la luz, 2010)
URL http://cinelatino.revues.org/docannexe/image/109/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 521k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Patricio Guzmán, « Chile era una fiesta. Notas del diario de filmacion de El primer año », Cinémas d’Amérique latine, 21 | 2013, 25-29.

Référence électronique

Patricio Guzmán, « Chile era una fiesta. Notas del diario de filmacion de El primer año », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 21 | 2013, mis en ligne le 10 avril 2014, consulté le 17 août 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/109 ; DOI : 10.4000/cinelatino.109

Haut de page

Auteur

Patricio Guzmán

Nació en Santiago de Chile, estudió el cine en Madrid, luego volvió a Chile para filmar la Unidad Popular en 1970. Se exilia a París después, y vive actualmente entre esta ciudad y Madrid. Su filmografía es muy extensa, e incluye, entre otros, títulos como La batalla de Chile; Chile, la memoria obstinada; El caso Pinochet; Salvador Allende; Nostalgia de la luz, que han sido grandes éxitos internacionales.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org