Navigation – Plan du site

Chris Marker: una mirada sobre Chile

Carolina Amaral de Aguiar
Traduction de Ignacio Del Valle Dávila
p. 17-21
Cet article est une traduction de :
Chris Marker : un regard sur le Chili

Résumés

Ce témoignage de Chris Marker a été envoyé à Carolina Amaral de Aguiar en octobre 2011, lors de l’élaboration d’une thèse de doctorat en histoire sociale. Le réalisateur évoque son intérêt pour le Chili pendant le gouvernement de l’Unité populaire, ainsi que les films sur ce pays auxquels il a participé après le coup d’État de Pinochet.

Haut de page

Texte intégral

1Todos los estudios sobre Chris Marker ponen en evidencia la dificultad de dar cuenta de la verdadera identidad del cineasta, debido a su personalidad reservada que hizo de él “el más conocido entre los realizadores desconocidos” de Francia. Esta definición, corriente entre los investigadores, fue el resultado de la negativa de Marker a convertirse en un personaje público –es por ello que eran tan escasas las entrevistas que concedía. Por otra parte, tenía la costumbre de hacer afirmaciones no siempre verdaderas sobre sí mismo, es decir, se divertía dando pistas falsas sobre su vida. En este sentido, es necesario decir que, además de ser escasas, sus declaraciones extra fílmicas pueden ser trampas para los “aventureros” que analicen sus obras.

2Sin embargo, para el investigador “markeniano” los intercambios de correos electrónicos y la recepción de un testimonio de quien fuera uno de los más notables realizadores franceses de izquierda son una joya rara. En consecuencia, el testimonio aquí presentado –enviado por él mismo el 27 de octubre de 2011, nueve meses antes de su muerte, el 30 de julio de 2012– constituye una fuente inédita que ayuda en cierta medida a dilucidar el “misterio Marker”.

3Este testimonio no es una respuesta a un cuestionario, sino a una serie de requerimientos y consultas generales dirigidas a Marker por parte de la autora, que se inscriben en el marco de una tesis cuya temática es: Chile en la obra de Chris Marker: una mirada sobre la experiencia chilena. Las afirmaciones de Marker son dignas de interés, porque ayudan a comprender la importancia que le otorgó a América Latina –particularmente a Chile–, así como las conexiones interpersonales y la circulación de ideas políticas y culturales entre dos continentes.

4Dicho lo anterior, se hace necesario profundizar en algunas cuestiones que fueron planteadas en correos electrónicos anteriores al que publicamos ahora. Interesaba particularmente el análisis de los filmes sobre Chile, destacando los intercambios entre la izquierda francesa y la chilena durante los años 1970. Chris Marker fue un mediador importante que valorizó la “experiencia chilena” (es decir, el gobierno de Salvador Allende) durante las tentativas de unión de los partidos comunista y socialista franceses. Así, su estancia en Chile –para acompañar en 1972 al equipo de Costa-Gavras– hizo de él un testigo privilegiado de los cambios y conflictos durante el gobierno de la Unidad Popular (UP).

5En los correos electrónicos enviados por la autora fueron citados, particularmente, algunos filmes en los que Marker desempeñó un papel en el proceso de producción: On vous parle du Chili (1973) ; Septembre chilien (1973, de Bruno Muel y Théo Robichet, que fue producido por la SLON –después ISKRA–, colectivo de Chris Marker) ; L’Ambassade (1974), La Espiral (1976) y El fondo del aire es rojo (1977, cuya última parte analiza la UP). La valorización de la realización grupal, una práctica corriente en esa época, hace difícil la atribución de una sola paternidad en algunos de esos filmes, como lo muestran las generosas declaraciones mediante las que el cineasta minimiza su participación en algunas de esas obras, a pesar de haber sido su principal responsable –por ejemplo La Espiral.

6Este testimonio debe ser visto como una fuente importante, sobre todo a raíz de la escasez de información extra fílmica sobre Chris Marker. Por otra parte, es necesario analizarlo como un producto de la memoria, cuyas imprecisiones son inevitables. Asimismo, es importante señalar que a este realizador “misterioso” le gustaba conducir a los investigadores a adentrarse por senderos inciertos o hacerlos volver a cero. De esta manera, sus declaraciones son primeramente elementos que ayudan a reconstituir el papel fundamental jugado por Marker en las relaciones políticas y culturales entre Chile y Francia, en los años 1970.

Testimonio de Chris Marker

Buenas noches Carolina,

Comencemos por hacer un poco de orden, ya que usted me atribuye generosamente filmes de los que no soy autor. Ni On vous parle du Chili ni Septembre chilien ni La Espiral pertenecen a mi filmografía. On vous parle du Chili es, como usted lo ha hecho notar, una versión resumida del filme de Miguel Littín [Compañero Presidente]. No tengo, entonces, nada que ver con esa película: simplemente, enseguida después del golpe, me pareció urgente presentar una imagen de Allende diferente de las lágrimas de cocodrilo vertidas por los medios, y como gracias a Régis Debray yo tenía una copia de Compañero Presidente, me fue posible entregarle a una cadena de televisión esos fragmentos de un retrato inteligente y justo. Después, nuestro colectivo ISKRA lo hizo circular dentro de la serie On vous parle, con la autorización de Miguel [Littín].

  • 1 El experimento Kuleshov, creado por el realizador soviético Lev Kuleshov, es un efecto de montaje q (...)

No tengo nada que ver, tampoco, con Septembre chilien: fueron dos miembros de ISKRA, Bruno Muel y Théo Robichet, quienes fueron a Santiago y filmaron todo lo que pudieron. El caso de La Espiral es un poco más complicado, pero lo abordaré más tarde porque estoy siguiendo la lista de sus preguntas. Paradójicamente el único filme directamente relacionado con la tragedia chilena es aquél donde Chile no aparece, L’Ambassade. A pesar de que la ingenuidad de algunos espectadores haya mantenido la ambigüedad, con afirmaciones de tipo: “Vaya, no sabía que Marker estaba ahí en el momento del golpe”, o la más sorprendente: “Vaya, no sabía que había una Torre Eiffel en Santiago”… El rodaje se desarrolló a partir del principio del experimento Kuleshov1, es decir, reuní a un cierto número de amigos en el único lugar que yo conocía que podía pasar por una embajada (el apartamento de Lou, la mujer de Wilfredo Lam, a la que vemos en el papel de ama de casa) y los dejé hablar de distintas cosas, sin ninguna relación con los eventos. Lo hice sabiendo que cualquier expresión que tenga por apoyo un texto orientador, se convierte en la expresión que corresponde a ese texto. El único momento donde el verdadero Chile alcanza a la ficción es aquél en que los personajes miran la televisión. Había varios refugiados chilenos entre los invitados, yo les pasé un reportaje sobre los primeros días de la dictadura, y lo que vemos son sus reacciones en directo. Para el gran debate ideológico final, yo me encargué de poner juntos a un camarada muy pro israelita y a un intransigente militante pro palestino. Es sobre eso que discuten, y la imagen se transforma en un choque muy creíble entre comunistas e izquierdistas. Yo sólo “escenifiqué” algunos momentos de la supuesta vida de esta embajada.

  • 2 El “cuoteo partidista” fue la repartición de cargos políticos, y la atribución de responsabilidades (...)

Otra inexactitud: nunca participé en el montaje de La batalla de Chile. Le fui mucho más útil a Patricio [Guzmán], cuando fue víctima de esa aberración del “cuoteo partidista” (supongo que no necesito extenderme al respecto2), él me pidió que lo ayudara haciéndole llegar película virgen. Para el montaje, la verdad es que no me necesitaba.

Queda la secuencia “Chile” de El fondo del aire es rojo donde efectivamente traté el problema de la UP, lo que puede responder en parte a su siguiente pregunta. El fragmento que elegí del diálogo entre Allende y los obreros, ilustra en forma esclarecedora la brecha que iba a profundizarse hasta abrir un camino a los golpistas: la ausencia de una verdadera movilización obrera. Uno se da cuenta de hasta qué punto el mundo obrero no había valorado la amenaza que se cernía sobre ellos, y cómo, para parafrasear a Kennedy, pensaban antes en lo que Allende podía hacer por ellos que en lo que ellos podían hacer por Allende.

  • 3 Georges Marchais (1920-1997), secretario general del Partico Comunista Francés entre 1972 et 1994, (...)

No se puede hacer, verdaderamente, ninguna comparación entre la UP y la Unión de Izquierda en Francia. Las bases políticas y sociológicas eran, realmente, demasiado diferentes. El único vínculo sería la obsesión que se le ha atribuido a Mitterrand de “no terminar como Allende”. Pero no había riesgo de ello. No había intereses americanos directamente en juego, ni la CIA emboscada, ni sindicatos de derecha como los camioneros en Chile, y del lado comunista, era más fácil deshacerse de Georges Marchais que de Luis Corvalán3.

  • 4 Se trata de Estado de sitio, filme rodado por Costa-Gavras en Santiago de Chile en 1972. Missing, t (...)

Fui a Santiago en 1973 con el equipo de Costa-Gavras, que rodaba Missing4. Evidentemente aproveché para explorar al máximo los aspectos accesibles de la UP. Gané una amiga para toda la vida: Carmen Castillo. Encontré a Armand Mattelart, cuyos análisis heterodoxos me sedujeron, y a Patricio Guzmán que acababa de terminar El primer año. Después de otros encuentros con otros cineastas nos pusimos de acuerdo en que ese filme era el mejor para informar al público francés, y a mi regreso me encargué de hacer la versión en francés.

El punto de partida de La Espiral es la tesis de Mattelart, provocadora aunque fecunda, según la cual la consciencia de clase en Chile estaba más desarrollada en la burguesía que en la clase obrera. Decir que el filme fue una iniciativa mía es, una vez más, un resumen erróneo. En el ISKRA estábamos persuadidos de que debíamos realizar un filme y lo que permitió “cristalizar” el proyecto fue el encuentro con un productor excepcional, Jacques Perrin, alguien totalmente implicado en la aventura, pero que a la vez nos dejó una libertad total. Mattelart no era cineasta, fueron dos montajistas, Jacqueline Meppiel y Valérie Mayoux, grandes profesionales y políticamente motivadas, quienes se encargaron de la realización. Yo sólo intervine más tarde, cuando ante la enormidad de material reunido y la dificultad de transmitir un análisis sociológico que siguiera los códigos del espectáculo documental, ellas necesitaron un “ojo nuevo”. La finalización del filme se hizo gracias a un trabajo en común de los cuatro, yo firmé el comentario porque hacía falta una firma, pero es evidente que el texto reposa sobre una reflexión colectiva en la que cada uno ocupó su lugar, no siendo los “técnicos” los menos competentes en el dominio de las ideas. De la misma manera, en À Valparaíso (que usted no cita) “mi” comentario se basó en gran medida en las notas de Joris [Ivens].

Ahora la pregunta más personal: no, jamás he “militado en una organización política o en un movimiento específico”. Ni entonces, ni antes, ni después. Yo soy todo salvo un militante. No tengo ni su mayor cualidad (la abnegación) ni su mayor defecto (el sectarismo). Soy biológicamente incapaz de someterme a una disciplina, y para mí es un bien precioso la facultad de cuestionarlo todo en todo momento –no exactamente lo que cabría esperar de un militante. Siempre he considerado las ideologías únicamente desde el ángulo hegeliano: el ropaje intelectual de las estrategias de dominación. A ello se suma un pesimismo histórico absoluto heredado de los años de guerra (tener veinte años en 1941 no predispone al optimismo). Dicho lo cual, usted y yo sabemos que los pesimistas se llevan a veces algunas buenas sorpresas, mientras que los optimistas van de decepción en decepción. Es paradójicamente, entonces, ese pesimismo histórico lo que me ha hecho recorrer el mundo en busca de los momentos y los lugares donde la especie humana, contra toda razón, expresaba su voluntad de “salir adelante”. Se trata tanto de Israel como de Cuba, lo importante para mí era más el impulso vital que las variedades contingentes. Y como esos momentos incluían con frecuencia retratos, justamente, de militantes, me han endilgado la etiqueta de “cineasta militante”. Malentendido completo, sin embargo siempre me ha parecido inútil disipar los malentendidos. En general, nos ayudan a vivir.

                                                                         Chris Marker

Haut de page

Bibliographie

Filmografía

À Valparaíso (Joris Ivens, 1962)

Compañero Presidente (Miguel Littín, 1971)

El primer año (Patricio Guzmán, 1971)

État de siège (Costa-Gavras, 1973)

L’Ambassade (Chris Marker, 1974)

La batalla de Chile (Patricio Guzmán, 1975, 1977, 1979)

La Spirale (Armand Mattelart, Chris Marker, Valérie Mayoux, Jacqueline Meppiel, 1976)

Le fond de l’air est rouge (Chris Marker, 1977)

On vous parle du Chili (Miguel Littín, Chris Marker, 1973).

Septembre chilien (Bruno Muel, Théo Robichet, 1973)

Haut de page

Notes

1 El experimento Kuleshov, creado por el realizador soviético Lev Kuleshov, es un efecto de montaje que consiste en yuxtaponer la imagen de un rostro y distintas imágenes; el espectador atribuye diferentes emociones a ese rostro en función de las imágenes que lo acompañan. Kuleshov intercaló el mismo primer plano de un actor con la imagen de un plato de sopa, la de un niño en un ataúd y la de una mujer joven recostada en un diván; los espectadores percibieron en el rostro del hombre, sucesivamente, hambre, tristeza y deseo.

2 El “cuoteo partidista” fue la repartición de cargos políticos, y la atribución de responsabilidades administrativas y culturales entre militantes de los partidos de la UP, según la representación que cada partido tenía entre el electorado.

3 Georges Marchais (1920-1997), secretario general del Partico Comunista Francés entre 1972 et 1994, defendió la Unión de la Izquierda francesa, lo que lo llevó a apoyar la candidatura de Mitterrand en 1974. Luis Corvalán (1916-2010), secretario seneral del Partido Comunista Chileno durante los gobiernos de Jorge Alessandri, Eduardo Frei, Salvador Allende y durante la dictadura de Augusto Pinochet.

4 Se trata de Estado de sitio, filme rodado por Costa-Gavras en Santiago de Chile en 1972. Missing, también de Costa-Gavras, es de 1982.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Carolina Amaral de Aguiar, « Chris Marker: una mirada sobre Chile », Cinémas d’Amérique latine, 21 | 2013, 17-21.

Référence électronique

Carolina Amaral de Aguiar, « Chris Marker: una mirada sobre Chile », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 21 | 2013, mis en ligne le 09 avril 2014, consulté le 27 mars 2017. URL : http://cinelatino.revues.org/102 ; DOI : 10.4000/cinelatino.102

Haut de page

Auteur

Carolina Amaral de Aguiar

Doctoranda en historia social por la Universidad de São Paulo (USP), licenciada en historia y máster en historia del arte por la misma institución. Ha realizado una pasantía doctoral en el Institut des Hautes Études de l’Amérique latine (Paris III), en 2011. Participa del equipo de investigadores del programa internacional USP-Cofecub “Ejercicios de historia hultural conectada: caminos cruzados entre Brasil, América Latina y Francia”, entre otros grupos de estudios de historia y audiovisual de la USP.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org